Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by on Abr 4, 2013 in Notas | 0 comments

Campo interdimensional: el lugar donde transcurre la verdadera vida

Campo interdimensional: el lugar donde transcurre la verdadera vida

En metafísica, la palabra “interdimensional” ha tomado en estos tiempos un protagonismo casi imposible de ignorar.

Parece extraño pensar que hace algunos años atrás ésta palabra no tenía demasiada relevancia; también suena extraño pensar que ni siquiera hoy figure en los diccionarios…

En el plano de la metafísica se habla ahora de la expresión: interdimensional o multidimensionalidad. ¿Cuál es la diferencia entre ambas palabras? Personalmente siento que la expresión “multidimensional” hace mención a las múltiples dimensiones que existen más allá de la materia, e interdimensional hace referencia a “las múltiples dimensiones que vibran al unísono”. ¿Qué quiere decir esto?…

Quiere decir que en otros planos existe otra forma de vida diferente a la materia en la cual estamos ahora. Existen otras capas de conciencia donde existe la vida, y ese plano es la “interdimensionalidad”… un espacio donde hay energía, información, y donde “el tiempo” no es como el que nosotros conocemos desde ésta realidad humana. En ese plano la vida es eterna: “siempre es lo que es”.

La materia es una condensación de la energía que habita en ese plano, es decir, que la materia es energía condensada y contiene un campo interdimensional.

“La verdadera vida transcurre en ese velo interdimensional”; nosotros los humanos somos vida por un período de tiempo determinado aquí en la tierra, pero ésta experiencia física un día se termina y nuestra esencia energética regresa hacia ese velo interdimensional que siempre existió, es y será por toda la eternidad. Allí, en ese velo constante, estamos nosotros, los ángeles que nos revestimos temporalmente de humanos (como nos dice Kryon), pero que en esencia primitiva somos energía, somos ángeles.

¿Qué sucede mientras habitamos la materia?, ¿dónde está ese velo interdimensional eterno que no lo vemos con nuestros ojos?…

Mientras habitamos la materia, el canal conductor hacia ese velo interdimensional eterno es nuestro ADN, quien contiene en sus múltiples dimensiones todo el campo cuántico. En ese campo está toda la información de lo que somos, nuestros Registros Akáshicos, nuestro Mercaba, nuestra alma, nuestra esencia angelical; está contenido nuestro yo superior, los guías, toda la información de lo que vivimos en esta vida, en las vidas pasadas… En ese plano y campo interdimensional esta “todo”: allí transcurre la verdadera vida y nosotros los humanos somos los ejecutantes de esa sinfonía mágica en la realidad y linealidad humana 4D.

Brindaré a continuación un ejemplo del ADN de un ser humano, y veremos, cómo éste guarda y registra cada experiencia vivida, generando así un banco de recuerdos interdimensionales que quedarán sellados en ese campo.

Tomemos imaginariamente el linaje de María. Ella, en una vida pasada fue abandonada por su padre… Creció y vivió una vida muy triste y amargada por ese acontecimiento de abandono, por lo tanto terminó por frustrarse y jamás pudo sanar ese hecho. Luego María siguió atrayendo para su vida hombres que la abandonan.

El campo interdimensional archiva cada momento vivido, sería como decir metafóricamente que nuestros ojos y nuestros sentidos de percepción, fueran como una máquina de filmar. Esa máquina de filmar va archivando cada cosa que acontece alrededor suyo: todas las escenas o situaciones que ésta máquina registra van quedando guardadas en su memoria. Si revisamos el contenido de dicha memoria veremos una película completa, la cual tendrá pasajes con diferentes matices: algunos felices y otros tristes.

Veamos ahora la película que vivió María…, hagamos de cuenta que en todas sus vidas de encarnaciones sobre el planeta tierra conforman una sola película. La película completa de María puede tener diferentes capítulos… lo cierto es que cada uno estará teñido de un matiz o impronta diferente.

Tomemos como ejemplo uno de los capítulos que María tiene guardado en su película: el registro de abandono de la parte masculina que María lleva en su campo interdimensional. La película que fue filmando a lo largo de su vida hace que ella atraiga para su experiencia la esencia de ese mismo acontecimiento que vivió, repitiendo los escenarios, patrones o circunstancias.

La película que María tiene dentro, grabada en su ADN interdimensional, representa “lo conocido” para ella, por lo tanto solo puede atraer para su vida las mismas realidades que son de conocimiento para su conciencia, impidiéndole ver otros escenarios, realidades y guiones en su vida. Le es difícil poder experimentar algo diferente a lo que experimentó anteriormente, ya que aquello que vivió quedó girando en su campo de realidades, tomando esa situación como la “única realidad” que ella conoce.

Hagamos de cuenta que María en su vida actual, sigue repitiendo el patrón y aún no pudo resolver ese Karma, no puede salir de la película que vivió; la película que tiene filmada y sellada en su interior.

Supongamos ahora que María vuelve a encarnar en otra vida, también como género femenino, ella en su campo interdimensional (en el registro de sus vivencias anteriores) contiene la información de abandono de la parte masculina. El guión de su película sigue siendo el mismo, y ella, la actriz del guión, continúa repitiendo los mismos escenarios… recordemos que es la película que fue filmando a lo largo de sus experiencias en el planeta tierra. María tiene en ésta nueva encarnación una oportunidad de cambiar el esquema, el guión de su película, y comenzar a interpretar un nuevo libreto. Puede resolver y limpiar las viejas escenas de su campo interdimensional y de esa manera reescribir una nueva película.

María nace y vuelve a sufrir el abandono de su padre. Cuando crece atrae a su vida el mismo escenario: hombres que la abandonan.

¿Qué está manifestando María en su encarnación? La información que lleva grabada en su ADN interdimensional, en ese campo eterno… ¿Tiene la posibilidad de cambiar y transmutar? Sí, puede modificar la película interior y de esa manera tener un nuevo registro de información.

Si María vivió en el pasado el sufrimiento del abandono, ¿por qué sigue repitiendo el mismo escenario?, ¿dónde está el sentido del tiempo en este acontecimiento?. El tiempo solo existe en este marco lineal y tridimensional, pero en el otro plano interdimensional el tiempo en realidad no existe, todos los potenciales pasados, presentes y futuros acontecen en el “ahora”. Por ello digo que la verdadera vida transcurre en el campo interdimensional, y luego nosotros, los humanos, somos los actores o protagonistas de ese registro y guión que tenemos archivado.

Es como si el guión de nuestra vida se encontrara ahí, hubiera un registro escrito y nosotros, los actores, nos expresáramos de acuerdo a ese libreto. El día que el guión cambia, cambia la actuación, los actores de reparto, etc, por lo tanto, cambia el escenario de nuestra vida.

Todas las raíces de los problemas se encuentran guardados en ese campo eterno; ¿y por que digo eterno?… Porque en realidad ese campo no tiene pasado o futuro, siempre es “ahora”. El campo del ADN interdimensional de María tiene guardado la María de 2 años, de 3, de 4, de 5 años… y así sucesivamente; tiene archivado él o la que fue en el 1500, en el 1200, y así continuamente en todas las encarnaciones que su espíritu encarnó; de esta manera se han creado registros interdimensionales de todas sus vivencias, los cuales, condicionan su vida actual, ya que María es la actriz de esa película que fue filmando y grabando en sus registros. Si el guión de la película de María se desenvuelve en mayor medida en el drama, ésta creará escenarios que contengan tintes dramáticos; en cambio si ese guión dice que hay felicidad (la actriz de la película: María) recreará escenarios de felicidad.

Con este artículo solo deseo expresar que la verdadera vida transcurre en ese campo y que nosotros los humanos somos una manifestación de algo que acontece primero allí, en ese velo eterno, el hogar primitivo de donde provenimos todos, el lugar de donde venimos y el lugar hacia donde vamos cuando la energía condensada en la materia se unifica nuevamente con la vida cuántica e interdimensional…

Por María José Bayard

Este mensaje ha sido publicado gratuitamente con el fin amoroso y voluntad de elevar la conciencia espiritual del ser humano. Puedes difundir el mismo las veces que desees, siempre que se publique el texto completo mencionando a la autora y fuente: http://simboloscuanticos.com ,por lo tanto no se autoriza la circulación del mismo con fines económicos. ¡Muchas gracias!.

Lee más Canalizaciones y Notas relacionadas...

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para evitar los comentarios o mensajes Spam por favor responde a la siguiente pregunta *