Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by on Jul 22, 2013 in Canalizaciones Kryon, Notas | 1 comment

Dios entreteje una realidad cuántica que no vemos hasta que es manifestada en la cuarta dimensión

Dios entreteje una realidad cuántica que no vemos hasta que es manifestada en la cuarta dimensión

Quiero detenerme en este punto. Siento que es muy importante comprender este aspecto y observarlo desde diferentes enfoques y de múltiples maneras, si es necesario, para poder activarlo en la conciencia.

Para hablar en profundidad con respecto a este tema contaré una historia, verídica, real, sucedida a mediados del año 2012 en una ciudad llamada Tampico, en el país México.

Estábamos mi esposo y yo, brindando la formación en la carrera de facilitador SRI ADN en esa ciudad. En esa oportunidad habíamos viajado desde Argentina a brindar la capacitación en la Fase 1 de la carrera. Eran dos días intensivos de formación. Se había armado un grupo mágico, las anfitrionas-organizadoras de todas las actividades fueron magníficas.

En los grupos siempre hay quienes sobresalen más porque hablan, hacen preguntas y están más en una postura “activa”, pero también hay quienes son más callados, silenciosos, observadores y ermitaños… En el grupo había una señora que en ese primer día de formación casi no había yo registrado. Era una mujer callada.

Esa tarde realizamos un ejercicio de Activación de la Divinidad en el ADN humano. Al finalizar la meditación, Lucas y yo nos acercamos a cada uno de los alumnos para activarles el Símbolo Maestro de la Técnica Símbolos Cuánticos de Kryon, canalizado por quien les escribe ahora, desde el año 2010, de la amorosa entidad que me inspira a escribir estas palabras.

El lugar donde impartíamos el curso era una sala grande y había unas 40 personas. Nos llevó unos minutos poder activar en cada uno de los participantes el símbolo. Me tocó iniciar por la parte de atrás de la sala y a Lucas por la parte de adelante. Fue justamente cuando llegó el momento de activar el símbolo a esta mujer, que me percaté de que ella estaba presente en la sala, no la había visto anterior a ello, ni en los pasillos, ni en los recesos. Cuando le activaba el símbolo hacía unos sonidos que para mí eran extraños en ese momento. Cuando la escuche pensé que podía sucederle algo… Lejos de ser sonidos de queja o de dolor, me di cuenta que eran sonidos o cosas que ella estaba haciendo como parte de su ritual habitual. Le pregunté “¿estás bien?” Con su cabeza asintió que sí y continúe activando el símbolo en la zona de su chakra corazón. Los sonidos continuaban y yo volví a preguntar: “¿De verdad estás bien?” Y la mujer volvió a asentir con su cabeza comunicando que sí, que estaba muy bien. Parecía muy concentrada en lo que estaba haciendo, en su espacio multidimensional. Terminé la activación y me dirigí hacia las personas que seguían.

Esa noche llegamos al hotel para descansar y estar listos para continuar con la formación al día siguiente. Le comenté a mi esposo Lucas lo sucedido ese día por la tarde en la activación del símbolo. Le pregunte si él conocía a esa mujer y si la había visto durante todo ese día del curso. Me comentó que no recordaba con exactitud su cara.

Esa noche dormimos plácidamente y nos levantamos a la mañana siguiente para continuar con el trabajo. Lo primero que vino a mi mente esa mañana fue esta mujer. Me levanté pensando que ese día debía acercarme a ella y hablarle, para preguntarte acerca de los sonidos que para mí habían sido desconocidos hasta ese momento. Le dije a Lucas que buscaría a la mujer para hablar y preguntarle cómo se sentía.

Llegamos al salón, ya habían llegado casi todos los alumnos y debíamos preparar nuestras cosas para comenzar en unos pocos minutos más. Desde el espacio donde brindábamos la capacitación observamos a la mujer caminar hacia nosotros. Traía algo en sus manos. Llevaba sus manos en posición de recibir apuntando hacia el cielo y cargaba algo envuelto en telas. Se acercó hacia nosotros junto con otras de las mujeres del equipo organizador y nos dijo: “Me dijeron que debía entregarles este cristal para que todo el equipo lo siembre, me dijeron que ustedes sabrán dónde sembrarlo”.

Y agregó: “Es un cristal que llevamos cargando y trabajando con otros grupos. Si les parece podemos dejarlo aquí en la sala durante todo el curso de formación del día de hoy para que pueda cargarse con la energía de todo el grupo y con la información”.

Particularmente quedé maravillada ante esa hermosa tarea que nos estaba encomendando el espíritu a través de la mujer. Era un honor llevar adelante la siembra de esa piedra. Elegimos hacerlo en la playa. Cabe destacar que Tampico es una ciudad ubicada en el bellísimo Golfo de México.

Cuando la mujer terminó de hablar y de contarnos la misión que debíamos llevar adelante le comenté acerca de lo sucedido en esa mañana. En ese momento comprendí mi instinto al levantarme de la cama: Inicié ése día conectada con su energía y hubo algo instintivo que me llevó a pensar en querer buscarla para hablar con ella.

Le comenté a la mujer que esa mañana me había levantado pensando en ella y que era realmente una gran sorpresa que fuera ella quien nos buscara a nosotros para darnos la magnífica noticia de sembrar el cristal de cuarzo.

Tomamos en nuestras manos el cristal, estaba cargadísimo de energía, lo dejamos en el medio del espacio desde donde impartíamos la charla y allí quedó hasta el final de la formación del día. Luego lo levantamos, lo llevamos con nosotros al hotel hasta el día en que haríamos la siembra del cristal.

Cuando la mujer nos dijo: “Ustedes sabrán donde sembrarlo”, el espíritu me mostró en forma paralela en mi conciencia dónde sería el lugar. Percibí que la siembra del cristal abriría un portal de luz de Energía Femenina y sentí potencialmente el lugar donde debía ser sembrado.

A los días siguientes nos reunimos todo el grupo, unas 15 personas, para ir a sembrar el cristal. Quedamos en encontrarnos todos en un punto estratégico y luego de ahí salir a buscar el bendito lugar. La anfitriona de SRI ADN en Tampico me dijo: “María José ¿Crees que es para tu derecha o para tu izquierda el lugar donde debemos sembrar el cristal de cuarzo? Cerré mis ojos y sentí que era para la izquierda, percibía que para la izquierda era un lugar más tranquilo y que precisábamos de esa armonía para poder llevar adelante el ritual. Además, sentía verdaderamente que por ahí estaba el portal dimensional que ya estaba esperándonos. Íbamos en el auto y yo llevaba el cristal en mis manos. La energía que tenía ese cuarzo era increíble, a tal punto que me ardían las manos cuando lo cargaba, lo mismo les sucedía a las otras mujeres que también lo intentaron cargar.

A lo lejos ya había vislumbrado cual sería la parte por donde deberíamos estacionar, parar y caminar para llegar a la zona donde sembraríamos el cristal. Se lo indiqué a la conductora y hacia allí fuimos.

Bajamos de los autos, comenzamos a caminar por la arena blanca y fina de las playas de Miramar (Tampico) y a unos 250 metros comencé a vislumbrar unos troncos de árboles húmedos y viejos… Interiormente sentí que ése era el lugar. Aún faltaban unos metros, así que les indiqué con mi mano que a la altura de los troncos debíamos asentarnos para realizar el ritual y sembrar el cristal de cuarzo.

Y aquí recién comienza la historia que quiero contarles…

Cuando llegamos al lugar nos encontramos con una gran sorpresa. En la arena blanca había una pala de plástico azul para cavar. Cuando vimos eso dijimos: “No hay duda de que este es EL lugar, nos dejaron hasta la pala para cavar el pozo donde debemos sembrar el cristal”. Todos tomamos naturalmente ese episodio. Pude notar que inconscientemente nos parecía natural que esa pala estuviese allí. Permítanme decirles que yo también lo tome naturalmente y no le di mayor importancia a ese hecho. Alguien había olvidado la pala en ese lugar y maravillosamente coincidió con el lugar donde debíamos cavar profundamente para sembrar el cristal.

Nos sentamos todos en ronda. Guié una meditación para enviar nuestras energías y mejores intenciones de amor, paz y luz al cristal. Lo cargamos con la energía de amor que tenía el grupo. Luego activé en cada persona el Símbolo Maestro de Kryon que trabaja la Energía Esencial Femenina y finalmente abrimos los ojos y todos juntos tomamos el cristal y lo pusimos en el hueco que habíamos realizado con la pala de plástico azul. Sembramos el cristal, tapamos todos juntos con nuestras manos el agujero y finalmente sellamos ese espacio. Cuando finalizamos nos paramos, nos abrazamos entre todos formando una ronda y cada uno expresó unas palabras de agradecimiento. Fueron tan lindas y amorosas que comenzamos a llorar de la emoción. Particularmente podía sentir en el registro cristalino de México el dolor del destierro y usurpación de sus tierras, su cultura, su historia, su ADN… Lloré mucho porque podía sentir el dolor. Todo ese acontecimiento despertó en mí el amor y compasión por los originarios de estas tierras.

Fuimos abrazándonos de uno en uno, sintiendo amor y honra por el trabajo que acabábamos de realizar. Luego de unos minutos, el Sol comenzó a caer y eso era sinónimo de “regresar”. Caminamos hasta donde habíamos estacionado los autos (a unos 400 metros aproximadamente). Cuando volvíamos nos percatamos de un gran, gran detalle. El Sol brillaba increíblemente ese día. ¡Guau! Ese día fue realmente mágico y lo llevaré en mi corazón por siempre. Fue un regalo divino, una caricia del cielo y un abrazo angélico que nos brindaron desde arriba.

Tomamos fotos del Sol en ese atardecer. Lo observábamos fijo y era como si nos hablara, nos decía a mi esposo y a mí: “Aquí los estaré esperando nuevamente”, haciendo referencia a que debíamos regresar a ese lugar para continuar con la misión y el propósito que nos llevó hacia allí. Ahora comprendo que se refería a que México nos esperaba, ya que unos meses más adelante la vida nos trajo a vivir en este hermoso suelo.

Bien… quizá te estarás preguntando ¿qué tiene que ver esta historia con que Dios entreteje una realidad cuántica que no podemos ver hasta que se manifiesta en nuestra realidad 4D? Y te diré que es precisamente allí a donde quiero llegar ahora.

El día que sembramos el cristal de cuarzo en la playa el espíritu nos dio una enseñanza.

Ese día todos olvidamos llevar la herramienta que necesitaríamos para sembrar el cristal: la pala. Ese era el vehículo que nos iba a permitir llevar adelante esa misión. Cavar con las manos resultaba difícil, así que necesitábamos de la pala para cavar profundo.

“El espíritu se adelanta en el tiempo y prepara con anticipación lo que sabe que necesitaremos más adelante. Dios prepara las respuestas a preguntas que sabe nos haremos en el tiempo futuro. Él nos prepara las herramientas y los elementos que necesitaremos, aún sin nosotros saber conscientemente que las requeriremos”.

El día que sembramos el cristal ninguno de nosotros nos dimos cuenta de que debíamos llevar un pala para cavar. A las 15 mentes que estábamos ahí, se nos había olvidado ese pequeño y gran detalle para desarrollar nuestra misión. ¿Qué hizo Dios? Nos dejó el escenario listo con la herramienta que necesitaríamos para poder sembrar el cristal y abrir ese portal de energía femenina. ¿Cuándo nos dimos cuenta de que necesitábamos una pala? Cuando llegamos al lugar y la vimos preparada en el piso en la arena blanca, como diciéndonos: “tómenme, me pusieron aquí para ser la herramienta para esta misión”. Por eso, Querida Pala de Plástico Azul, siempre te recordaré y te llevaré en mi corazón (jajá).

Cuando tenemos la hermosa tarea de llevar adelante nuestra misión en la vida y realmente nos responsabilizamos de ello no hay nada que temer. Cada elemento, cada herramienta, ya está siendo diseñada por Dios. Él sabe lo que nosotros necesitaremos, es por ello que se adelanta, en lo que para nosotros es el tiempo lineal, y nos diseña HOY lo que sabe que precisaremos mañana. Reconocer esas señales es estar en sintonía divina con Dios, el espíritu creador.

El día de la siembra del cristal de cuarzo nos enseñó que Dios entreteje una realidad cuántica que no vemos hasta que es manifestada en la cuarta dimensión.

Y así es.

María José

Lee más Canalizaciones y Notas relacionadas...

1 Comment

  1. Muy hermosa y reconfortante enseñanza, gracias.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para evitar los comentarios o mensajes Spam por favor responde a la siguiente pregunta *