Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by on Oct 6, 2018 in Notas | 0 comments

MENSAJE DE MARÍA, sobre la Alquimia Sexual Sagrada 

MENSAJE DE MARÍA, sobre la Alquimia Sexual Sagrada 

Este es un fragmento de una Novela que estoy escribiendo sobre cómo María & José gestaron al Cristo. 

Y quiero compartirles lo que María dijo sobre la Alquimia Sexual Sagrada, aquí viene…

Voz de Aripka Maia:

Interrumpí el sueño de María y José por un momento. Como humana recibiendo su emanación para este relato tenía la inquietud de cómo habían gestado al Cristo, sabía que había sido a través de un gran acto de amor puro, prístino, sagrado, pero deseaba que María me instruyera directamente en este tiempo para reconocer y poder plasmar mi alquimia sexual sagrada con la virginidad que ella lo hizo, para lo cual entré en una profunda crisis conmigo misma , en donde deseaba manifestar una nueva realidad en mi vida. 

Al día siguiente de pedirle a María que me instruyera, me revelo esta información, me dijo: 

María, te diré una Palabra:

Complicidad

Amada mía que llevas mi nombre por haber llevado mi mismo grado y consagración en este campo magnético que te rige. Susurro en tus oídos este mensaje para que puedas llevar la luz de mis años a las palabras que están siendo plasmadas ahora y, así, todas las vírgenes santísimas como tú y tantas mujeres pueden terminar de plasmar con su humilde alegoría este mensaje. 

Uno de los aspectos que debes reconocer para compartir el amor sagrado en ti con tu amado, aquel que elegiste para intercambiar la danza del femenino- masculino que viven en ti, es la complicidad. Ella te eleva hacia lo alto, ella es tu aliada para sostener la magia dentro y fuera de ti. El ser cómplices no significa buscar un aliado que satisfaga ese ego ambulante que vive en quienes no actúan desde el corazón, porque muchos lo hacen, buscan cómplices de sus maldades, de sus juicios y falta de libertades. Cuando hablo de la complicidad en la práctica del amor sagrado en el encuentro de dos cuerpos, me refiero a la mirada de ser TESTIGOS del amor que se está expresando, si uno no se une al amor del otro ya no hay amor sagrado en la alquimia sexual, por lo cual no hay virginidad en ese acercamiento. Esto es de a dos y cada quien debe ser cómplice del amor del otro.

Amada María, es reconocer el estado de pureza en el otro. Complicidad es el estado del amor cuando DOS se ha hecho UNO, y es ahí cuando la fusión que hoy vinisteis a experimentar tiene sentido para los portales humanos en la tierra, vinisteis a experimentar el amor sagrado de Dios en las polaridades que elegiste fusionar como complemento y equilibrio, es todo un ritual ¿verdad? porque en los niveles en que se han desdoblado las consciencias en la densidad que viven estas polaridades también se han separado y ahora requieren de una danza, una mediación para volver a unirse. Todas tus vidas pasas buscando esa integración que solo se logra cuando ya has fusionado en ti primero tu propia danza interior. 

Es la estructura de un baile, donde el hombre y la mujer van buscando hasta encontrarse en las más altas esferas espirituales de sí mismos y que, luego, se comparten por fuera. Nada de esto tendría sentido si primero no lo realizamos por dentro. Todo esto que vives hoy, mi amada, también lo viven miles de mujeres en el mundo sin saber que lo están viviendo. Han estado engañadas bajos sus propios instintos terrenales, la seducción no es la complicidad de la cual les hablo, seducir es convencer, y en esto mis amadas sacerdotisas, no hay que convencer de nada, puesto que la danza de unificación con el otro no debe partir desde ese deseo, debe nacer desde la danza donde cada uno es cómplice del amor del otro, para ello también es necesario que se haya generado la propia complicidad interna primero ¿entiendes, amada María? No puedes seducir algo que YA ES, cuando algo ES no puede ser socavado. Es, simplemente. 

Cuando los humanos siguen acechándose a sí mismos desde el arte de la seducción, siguen buscando la aprobación de otros, puesto que son motivados por la conquista de algo que no tienen porque, en realidad, no se tienen a sí mismos y como no pueden tenerse desde adentro necesitan conquistar a un otro.

¿Entiendes, amada diosa, cuando les digo que José y yo nos integramos desde una profunda concepción de nosotros mismos en el otro, en un acto de fascinación por el amor propio que cada uno habíamos consagrado primero individualmente? 

Cuando ese paso fue manifestado, recién ahí pudimos fundirnos en una complicidad alucinante, en donde éramos testigos del amor despertado, siendo dioses del cielo, pero en la tierra. La mayoría de los humanos usan esta fuerza, la de ser cómplice, pero para demostrarse cuanto se tienen el uno con el otro, pero desde un estado de infelicidad, y esto que les digo lo puedo saber porque fui humana, y como humana que fui de carne y hueso viví lo que esta energía pulsada por los bajos instintos humanos tiene. Cómplices de una mentira, cómplices de un engaño, traición, cómplice del miedo que nos da cuando vivimos en las sombras. Entiende, amada María, que la complicidad de la cual les hablo no es aquella que practicaron y conocieron, este estado es diferente, puedo usar estas fuerzas para una realidad o para otra, la fuerza aparecerá siendo desde el bien que eres capaz de pulsar o desde el mal que yace en ti sostenido por una memoria ancestral.

Las parejas en la tierra, cuando copulan desde el deseo y el poder de conquista siguen hirviendo desde la sangre que movilizo a tantos conquistadores a acechar la tierra, usurparla, tomarla como propia, queriendo más y más por la ambición que es manifestada por esos hombres escasos de recurso espiritual.

Amada María, no tengas miedo en tomar esta medida interior que estas manifestando, porque has sido llamada desde la voz pleyadiana que te rige, Aripka Maia, tu misma en tus múltiples dimensiones, a plasmar otro estado de consciencia aquí en la tierra. Tienes que tenerte a ti misma primero, estar segura de ti, y con esa fuerza plasmarás tanta verdad que a los ojos de tu hombre, tu complemento, serás una joya invaluable, incapaz de violar desde los sentimientos banales. Al contrario de ello, nacerá un deseo de valorar esa joya, más no lo hagas desde la fuerza, el “me tienes que respetar” y que esto surja desde un acto imponente, hazlo desde el amor prístino que vive en ti, desde la consistencia de lo que ya has elegido, no temas amada hija, amada amiga mía, amada hermana, pues yo estaré a tu lado para mostrarte y clarificarte en la gloria que nos hizo santos a José y a mí cuando fuimos humanos en la tierra. 

Voz de Aripka: 
María me muestra una imagen de las sacerdotisas de ese tiempo danzando y practicando la alquimia sexual en forma individual primero, con los movimientos de sus cuerpos, usando velos de seda, pañuelos, entre otros… Aquí su relato:

No os confundan cuando ven nuestras danzas y rituales con velos en la tierra, no es el arte de la seducción (acá me las mostraban en movimientos en Egipto). Ellas fueron veladas con los años, cargadas de mentiras, no usábamos esos velos para seducir a nadie, nunca lo hicimos, tampoco eran como son y los conocen ahora, mostrábamos nuestra virginidad a través del arte, movíamos una energía tan fascinante que VER para los hombres que presenciaban esas danzas era más importantes que TENER. 

Eran tan sagrados nuestros pulsos y nuestros cantos que todo aquel que presenciaba el despliegue de este acto reconocía también su propio valor. 

De eso se trataba y se trató siempre el consagrarse con el grado de María, que todo lo que se pulsara desde la propia intimidad y se exteriorizara fuera desde la total y absoluta pureza para despertar lo mismo en el afuera. Toda danza, ropa, voz, cantar, debía surgir desde María, madre de Dios, no desde una impureza humana que tejiera más de eso mismo.

María, madre de Dios, María madre de todo lo que es en la universo. Y si vosotros estáis dentro de su útero y no logras revelar la unidad de las polaridades es porque lo has olvidado en todo el desdoblamiento de tu consciencia, ahora sabes que eres creadora de tu realidad, como María madre Hathor de la universo y que ahora solo debes despertarte, te dijo:

Así es.

María madre de Jesús 

Canalizado por Aripka Maia (María José Bayard)

Bendiciones!

Lee más Canalizaciones y Notas relacionadas...

Publica una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para evitar los comentarios o mensajes Spam por favor responde a la siguiente pregunta *

es_ESSpanish
es_ESSpanish