Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by on Jul 9, 2014 in Notas | 0 comments

Una conversación entre la soledad y la soberbia

He existido desde siempre en el universo y me he acostumbrado a vivir con mi sola presencia.

¿Quién eres?, preguntó la soberbia.

Soy la soledad, respondió.

Soberbia: No necesito de ti, todos me prefieren así que nunca estoy sola.

Soledad: Tú necesitas de mí, al igual que todos. A lo largo de los tiempos he habitado en innumerables espacios, corazones y mentes, hasta en la mente de Dios he morado.

Soberbia: En mí nunca has estado y soy el que todo lo puede, me amo por ser así. Además no entiendo por qué estás aquí hablando si tú no tienes vida, no eres más que una simple insatisfacción.

Soledad: Te equivocas, si tengo vida. Todos me han otorgado la razón de existir, al igual que tú.

Soberbia: A mí nadie me ha alimentado. Yo soy por el simple motivo que elijo ser yo misma. El día que quiera dejar de ser, lo haré, pero ese día no llegará nunca, por lo tanto, seguiré siendo en mi camino.

Soledad: Tú has entrado en la existencia de los demás seres vivos, al igual que yo. Ellos nos dan una razón para seguir viviendo. A diferencia tuya, mi esencia será eterna porque soy el ser viviente más antiguo en este infinito universo.

Soberbia: Tú no eres ningún ser vivo y tampoco vivirás para siempre. En cambio, yo sí. Contagiaré a todo ser vivo de mi esencia y los haré saber que no existe nada mejor que ello.

Soledad: También vivo en ti…

Soberbia: Tú no puedes vivir en mí si yo no quiero…

Soledad: Mi presencia en tu vida te ha transformado en lo que eres.

Soberbia: (guarda silencio)

Soledad: ¡Mira! Acabo de ingresar a ti

Soberbia: (Continúa guardando silencio)

Soledad: Vivo en el universo y el universo vive en mí. Al final de cada acto, allí estoy yo. Cuando los cuerpos se han cansado, cuando la mente ha colapsado y cuando el corazón ha dejado de latir, allí estoy yo.

Soberbia: Tú no eres más que un fracaso ante la gente. No puedes convivir con nadie.

Soledad: Yo puedo convivir con todos y todos pueden vivir conmigo. Me necesitan, me evitan cuando estoy con ellos y me extrañan cuando no me tienen.

Soberbia: ¡Quién puede extrañarte! Si cuando te tienen ruegan porque te vayas, ya has pasado de moda, has dejado de existir hace tiempo…

Soledad: Mientras existan los corazones sabios seguiré existiendo. Ellos me usarán para revivir carencias, profundizar en sus heridas y transmutar.

Soberbia: ¿Acaso crees que eres más importante que yo? Conmigo se protegen de ti y llenan su vida con pura egolatría. Entonces los cuido, los mantengo alejados de tu esencia vacía que lo que único que hace es hacerlos sentir mal y sufrir.

Soledad: Si lo quieres en estos términos te diré que “soy un mal necesario”. Aunque a decir verdad, soy un mal para aquellos seres vivos que solo ven en mí un momento de melancolía. Soy un diamante en bruto para aquellos que me usan para reflexionar. Todos me temen, pero en mí pueden encontrar sabiduría, encuentro cercano con sus esencias.

Soberbia: Te reitero, ya has pasado de moda, necesitan más de mí que de ti en estos nuevos tiempos. Yo los puedo proteger.

Soledad: Tú los proteges por un tiempo, pero el disfraz tarde o temprano cae. En ése momento tienden a encontrarse conmigo.

Soberbia: ¡Pero quién te has creído! No existes, tienes que marcharte, tú les haces mal…

Soledad: Mientras viva en la conciencia de los seres vivos el deseo de evolucionar me necesitarán a su lado. Estaré lista para conducirlos por un camino que no tiene principio ni final. Siempre he existido, antes de vivir en ellos he vivido en la serenidad del cielo. Cada vez que nacen y mueren lo hacen solos. Vivo en ellos y tendrán que aprender a conocerme. Quien quiera evitarme sufrirá, quien me viva en plenitud se enriquecerá en ese sabio tiempo.

Soberbia: (Guarda silencio)

Soledad: En los momentos que tu máscara cae, allí estoy yo para ayudarlos. Depende de cada ser vivo utilizarme a su favor para quitarse ese viejo traje oxidado y disfrutar de un proceso de aprendizaje que solo los conduce hacia la victoria.

Así es.

María José Bayard

Lee más Canalizaciones y Notas relacionadas...

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para evitar los comentarios o mensajes Spam por favor responde a la siguiente pregunta *