Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by on May 26, 2015 in Notas | 0 comments

Una nueva forma de aprendizaje

Quiero que mi humanidad reviva. Quiero que mi humanidad emerja de las viejas tinieblas que oscurecían los velos. Quiero a las almas viejas y afines cantando al unísono el Himno de la Nueva Humanidad.

Quiero seguir expresando con el corazón lo que desea mi alma, la sed de mi espíritu y deseo seguir cantando hasta el final.

Observo una realidad en la tierra y, a veces, no puedo evitar sentir dolor, pero también esperanza. Observo mi prójimo querido y puedo conectar con la parte de luz de cada alma… pero hay personas, en las que debo escarbar más profundo, porque su halo de divinidad ha quedado tapado por el túnel del tiempo. Y es que, no es no tengan su propia divinidad. El peso psicológico ha nublado su visión por un momento. Y es que alguna vez también estuve ahí, sumergida en esa falsa creencia, y gracias a una profunda crisis existencial salí a buscar y comencé a soñar con un mejor mañana.

Quiero que mi humanidad resurja entre las cenizas, como el ave fénix. Los maestros nos dicen que ya es el tiempo, que todo está listo, que solo debemos asumir la responsabilidad de crear y diseñar lo que queremos para nuestras vidas. Sostener la nueva energía en el tiempo, en el camino de transición y dejar morir lo viejo, lo oxidado. Este es el momento y no hay mejor oportunidad que la que tienes ahora en tus manos, este minuto de vida, esta pequeña ráfaga que pasa, para marcar una bisagra entre lo que crees que fue y lo que será.

Volver a conectar con la magia de la vida, con aquellas cosas que nos motivan a crecer y despertar la creatividad, para compartir con el prójimo un átomo de vida. No podemos esperar a que el mañana nos cambie, a que alguna alineación planetaria haga algo por nosotros, a que algún personaje exterior nos ajuste algo, porque todo lo que sucede en tu vida, primero será creado desde tu mago interior. Las alineaciones, las personas, un maestro, podrán ser los impulsores de tus sueños, pero primero deberás estar dispuesto a atravesar los desafíos: Hacerte cargo de manifestar tu felicidad interna. Nada ni nadie, puede apagar tu sana sonrisa, los destellos de felicidad en tus ojos, los sueños más preciados. Nada ni nadie debería hacerlo, solo si tú te lo permites. Encontrarás el camino a casa, a la fuente interior que sobrevive luego de cualquier batalla. Incluso está en ti luego de miles de años de historia. Es tanta la asistencia celestial en estos tiempos, que con solo mirar al cielo, hablar desde el espacio más profundo de tu corazón, puedes reconocer la magia que había estado encarcelada, esperando convertirse en el presente de vida, tu realidad cotidiana.

En el camino desde la noche oscura del alma hacia la luz viviente, es propicio sostener la realidad de la magia. Es propicio ser observadores y reconocer cuando las grises tinieblas quieren volver a tentar al sol de la mañana.

Acostumbrados a vivir de una manera, por miles de años, a reproducir escenas, reencontrarnos con los mismos personajes disfrazados de diferentes formas, los mismos problemas, la vieja realidad nos tienta para afirmar la ilusión que en realidad no existe.

Pienso en un libro fantástico que cambió gran parte de la percepción de mi vida. Pienso en el mágico viaje de Michel Tomas de propósito puro (Libro 5 de Kryon, El viaje a Casa canalizado por Lee Carroll)

Durante el viaje por las diferentes casas de los ángeles, él era atormentado por un ser siniestro y oscuro. Pero en esas casas el personaje iba adquiriendo herramientas y conocimientos espirituales para cuando tuviera que enfrentarse con el “gigante”

Pienso en el juego ilusorio en el que estamos sumergidos y también reflexiono sobre la situación que nosotros hemos elegido: Estar aquí. Hemos venido a jugar en la dualidad y estamos buscando la forma de ganar el desafío.

Pienso en la sombra siniestra que se le presenta al personaje de la historia… lo persigue tratando de despertar el miedo y representa las sombras que hemos alimentado como humanidad a través de los tiempos y  hemos sostenido como realidad “en el campo magnético”. Creímos que “eso” existía y era parte de nuestra verdad, cuando en realidad es el obstáculo que hemos planteado alrededor del juego como mecanismo estimulante para buscar algo más y lograr reconocernos desde la divinidad interna.

Lo cierto es que esa sombra siniestra que atormenta al personaje, no lo ataca en ningún momento y sabe que Michel Tomas se está nutriendo de herramientas espirituales en el viaje por las casas de los ángeles.

¿Es la oscuridad una luz enmascarada que simplemente se une al juego de la dualidad? ¿Es la oscuridad una aliada de la luz, que sabe que su destino final es ser transformada y regresar al lugar donde siempre existió como futuro potencial? ¿Es la oscuridad una vieja forma de aprendizaje en este mundo y ahora ya no tiene gravedad, porque al ser evidenciada cae el disfraz, que se sostenía activo porque nuestra conciencia le daba una razón de ser?

¿Existe realmente la oscuridad o es la ilusión a la que nos hemos aferrado para sostener el plan?

En el viaje de Michel Tomas, la oscuridad sabía que sería enfrentada al final del camino y aun así lo acompañó en su proceso, un poco antes de llegar a la iluminación. ¿Es en realidad luz con un propósito tan grande de transformarse para impulsarnos a evolucionar?

¿Y si todo cayera de repente y nos diéramos cuenta que en realidad ahora existe una nueva forma de aprendizaje? Que la vieja forma o escuela de aprendizaje (el karma) en la vieja tierra funcionó de esa manera, pero que ahora ya no es necesario llegar al desgarre emocional para trascender la forma y conocer la divinidad. ¿Y si la nueva forma que se está planteando en la nueva tierra es el crecimiento residual desde la conciencia y ya no necesitamos sufrir más para aprender acerca de otro estado?

Para llegar al punto de aprendizaje, en la nueva escuela de la humanidad, primero hay que dejar caer el disfraz y reconocer que en esa sombra siniestra, el amor de Dios se encontraba encerrado para darnos el puntapié inicial. Esto quiere decir que si una persona ha creído vivir, nacer y crecer en la carencia, es mentira, si así lo quiere y manifiesta. En realidad la carencia existió en su vida porque ella lo sostuvo así desde la conciencia, le dio una entidad tan grande, que creyó que existía realmente. ¿Y si dejamos de darle vida y alimento a lo viejo? ¿Y si alimentamos todo lo bueno que tenemos y somos desde adentro? ¿Qué pasará? ¿Qué crees que sucederá? Lo negativo simplemente dejará de existir bajo las sombras.

Hace poco una amiga me comentaba algo que le llama la atención de mi actitud hacia ciertas cosas. Hacía hincapié en que tenía una mirada optimista hacia todas las personas por igual, y me decía que a pesar de todo, siempre me veía creer en el potencial humano.

Una vez leí algo y me quedó muy marcado:

Un periodista le preguntó a un señor ¿Cómo hacía para evitar la crítica de la prensa? Y él le respondió:

“¿Ves ése gusano que está allá?
Si lo aplasto llamo su atención,
si lo ignoro desaparece”

La realidad es que si ignoro las carencias en las personas dejan de existir realmente y es ahí cuando mi mirada hacia ése prójimo nos permite desarrollar un nuevo vínculo y comunicación. Si al comunicarte con alguien estás observando solo sus puntos de falencia y en ningún momento te asomas a ver su potencial, solo existirá aquello que estás viendo y tampoco te permitirás despertar tu propio potencial divino.

¿Qué decidimos creer? ¿Qué decidimos crear?

Siempre que observo a alguien no veo sus dificultades, sino su luz bendita. Siempre digo que la mejor forma de saber cuan sanos e integrados en luz estamos, es observando cuánto nos seguimos espejando en nuestras carencias con el otro. Si aun no espejan demasiado, debemos revisar nuestro interior y restaurarlo.
Pierde el miedo a la sombra siniestra y verás que esa realidad era simplemente la ilusión a la cual nos aferramos para sostener el plan. En esta nueva etapa de la tierra existe y se está manifestando “una nueva forma de aprendizaje”

Permítete caminar sin resistencias hacia la nueva casa de luz que espera por ti hace muchos años. Todo se trata de estar “dispuestos”.

No creas que la “carencia” es tu realidad. Trasladado al ejemplo anterior sería decir: “¿Ves esa carencia que está allí? Si la miras, llamas su atención (la alimentas, le das poder en tu vida), pero si lo ignoras desaparece”

Es que realmente solo existe aquello que determinamos creer y crear. Cambiar nuestras creencias que se sostienen en hechos que sucedieron en el pasado, y que quedaron guardados en la memoria de nuestro campo emocional, requiere de una conciencia comprometida con el cambio, lo sé, pero si se puede.

Se puede transformar ese campo emocional afectado por la carencia, dándonos cuenta que en el mismo instante en que dejamos de vivirlo o experimentarlo, pasa a ser parte de la ilusión del tiempo, al cual la conciencia de la vieja humanidad sigue aferrada. Todos los recuerdos navegan ahí ahora y no existe el tiempo donde están. Siempre es AHORA. Cada escena o situación quedó cristalizada como parte de la realidad que he vivido y que soy. Pero a decir verdad, solo existen si creemos en realidad que existen. Son como carpetas (como en la computadora) con diferentes títulos y tramas. Entonces las abres, le haces “clic” y encuentras millones de vivencias dentro. Y puede que al abrirlas digas: “¿Cómo puedo ser de otra manera si mira lo que me pasó cuando era niño?”

Lo cierto es que eso sucedió, pero algún día dejó de pasar y vivirse, pero se registró en el mega campo de conciencia y eso forma parte de la percepción que tenemos de nosotros mismos y el mundo. Para cambiar tu mundo tienes que cambiar la percepción de lo que has archivado. No has sido un niño triste y abandonado… has sido un niño feliz y amado. ¡Cambia la percepción! El campo de conciencia solo crea y cree lo que tú decides. No toma decisiones por sí solo, porque tú eres quien mueve la energía existente en ese campo.

Vive como si hubieras vivido una vida de felicidad y así será. Vive como si hubieras recibido mucho amor, expresa cada día el amor que recibiste y crearás un presente tan hermoso que el futuro será mejor, en espiral ascendente.

Y puede que la parte racional te diga: “Pero yo no lo he vivido realmente”

Observa quien está hablando: La resistencia

¿Y si usas ese mismo poder de creación de la malas creencias, para aferrarte a las buenas? El mismo poder que tienes para hundirte en el fango más profundo es el que tienes para levantarte e ir hacia la realidad de luz.

Quiero a mi humanidad conectada con la fuente, despertando el amor de Dios, la esencia viviente más pura de la cual todos somos parte y para ello es necesario un trabajo en equipo, donde existan humanos comprometidos a activar su conciencia todos los días, a observarse, a amar su sombras, dispuestos a creer en lo nuevo, en la magia, en el arte, en el amor, en los niños, en los jóvenes en la tierra.

Primero cree que si se puede, cree en ti y tu potencial divino. Luego haz el ejercicio de verlo en el otro, todos podemos llegar a nuestro máximo potencial en esta vida.

¿Qué nos separa del verdadero amor, de la felicidad, plenitud y armonía? Solo el lado de la vida que elijes mirar. Todo está frente a ti, y como un menú de un restorán, tú eliges que quieres.

Que así sea. ¡Que viva la magia!

Con amor,

María José Bayard

Lee más Canalizaciones y Notas relacionadas...

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para evitar los comentarios o mensajes Spam por favor responde a la siguiente pregunta *