Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by on Ago 26, 2015 in Notas | 1 comment

Y Agosto va terminando… y seguramente nos enseñó a “Soltar”

Y a veces soltar es la mejor opción…
Y a veces rendirte ante los desafíos también es parte de la entrega incondicional.
Y a veces disfrazar al ego con una suave sonrisa, con una suave palabra, es parte del mayor desafío…
Y a veces dormir en la almohada de Dios es el mejor rendimiento…
Y a veces caer rendida en los tibios brazos de la madre tierra es la mejor morada…
Y a veces caer con ella, permitir que te limpie, transmute tus suaves capas, es también la forma de anidar tus sueños para el nuevo mañana…
Y a veces co-crear el futuro puede traerte ciertos obstáculos, aquellos que debes atravesar para llegar al resultado…
Sin tanta prisa, sin tanta ansiedad, sin tanta expectativa, sin tantos misterios… dejando SER cada situación, persona que el destino pone frente tuyo para progresar dentro de tu luz bendita, reconocerla, permitirle ser, permitirte reconocerla, poder ver tu poder interno.
Sin tantas bendiciones que Dios nos da a través de un desafío no podríamos aprender a ser humanos. Porque serlo, es atrevernos a transitar cualquier aprendizaje, abrazando con amor aquellas desiciones que muchas veces ya no dependen de nosotros…
Poner en manos de nuestro Dios, nuestra Diosa interna, aquellas cosas que nos superan, que sobrepasan nuestro potencial humano de este momento, es la mejor rendición y tiempo de entrega.
Porque llegar a un fin es reconocer un principio.
Porque llegar a cerrar una puerta es abrir una nueva y diferente.
Porque abrazar tus sombras hondamente es abrazar las sombras de la humanidad viviente en ti.
Porque caer despacio es caer definitivamente.
Pero caer despacio, definitivamente, es volver a tomar el impulso para elevar el nuevo castillo, con un nuevo color, con nuevas ventanas, con nuestros matices, sonidos y sabor…
Porque aunque piensas que estás tendido en una cama, solo y vacío, esta Dios dentro de ti, entonces no estas solo. Existen miles de seres humanos dentro de ti. Existen las estrellas, existen tus hermanos, tus padres, tus abuelos, toda la encarnación misma esta ahí, para ser abrazada…
Y entonces comprendes que no hay sufrimiento en el dolor, ni dolor en el sufrimiento, que no hay vacío que atravesar, son solo etapas… solo pequeñas sombras que se presentan en el camino incierto para que co-crees fuertemente el sendero a casa…
Y la casa siempre estará esperando… y la casa esta en ti, lista para ser observada, lista para acompañarte.
Entonces vuelves hacia atrás y encuentras la perfección en el tejido.
No importa cómo se atreva a terminar la historia, lo importante es que ya “has caminado” ya recobraste los sueños, los clarificaste en ti… ya sabes por que donde quieres ir ahora…
Sabes que hacia atrás no vuelves jamás, porque atrás están las etapas quemadas, elevadas a la luz de Dios, sembradas como esferas de creación consciente de aquello que ya lograste superar.
Porque el mayor desafío a veces es saber esperar a que lo nuevo amanezca ante ti.
Porque atravesar la noche oscura del alma, de la tierra o la galaxia, puede llevar miles o millones de años… pero Dios tejerá una ventana frente a ti.. Dios abrirá una sutil chispa en tu camino y te dirá por donde ir para regresar a casa.
Y regresar a casa puede ser simplemente re-conectarte con tu verdadero poder
Y regresar a casa también puede ser sentir el suave aroma de tu cama… tu almohada que espera abrazarte al reposar tu cuerpo cansado por el tránsito, por tanto camino, por tanto andar…
Y a veces la única salida es soltar…
Y a veces es ahí cuando destinas parte de tu visión a observar de cerca aquello que permanecía oculto a tus sentidos.
Y a veces saber soltar es parte de saberte dentro del crecimiento de la vida
Y a veces hacerlo, es también la fuerza que quedará sembrada para ver el nuevo camino luminoso que te tiende la vida y que ahora estarás listo para retomar.
Y no importa cuanto tiempo pase finalmente, lo importante es caminar y seguir andando… seguir disfrutando de las pequeñas cosas de la vida, que son las que la hacen ser GRANDE. Porque de porción en porción, recobras el tejido completo… porque esta en cada persona que pasa por tu camino. Porque tiene un sentido, porque esta ahí para algo importante.
Y si en cada canción encuentro la suave nota, en cada canción sabré disfrutar de la compañía que hoy esta conmigo. Y si es Dios resonando, podré saber que siempre estuvo a mi lado, para manifestar en este presente… lo que soy.

Y a veces “soltar” es “saltar” hacia lo nuevo. Y en el vacío no habrá nadie. Solo estaré yo, con mi Dios interno, esperando llegar al próximo destino, donde seguramente encuentre a mis almas afines en todos los sentidos.

Con amor,

María José Bayard

Lee más Canalizaciones y Notas relacionadas...

1 Comment

  1. Querida María José,

    Leo tus palabras y a través de ellas siento tu Presencia Divina: dulce, serena… poderosa!!! Tus palabras descriptivas… tu presencia expandida!!!…

    Me encuentro atravesando un proceso de metamorfosis donde percibo cada etapa de soltar que mencionas… y en ese refugio interno me siento también llena de Dios.

    Muchas veces intento salir de este hogar interno, que no siento como encierro, porque me estoy llenando cada vez más de mí. No quiero acelerar el proceso…

    El mundo a veces me llama para vivirlo de otra manera… lejos del ritmo acelerado en el que estuve inmersa durante muchos años… y experimento las sensaciones de forma diferente… el tiempo se detiene… y aquí encuentro lo eterno… no necesito buscarlo afuera…

    Estoy aprendiendo a no necesitar… y encuentro que todo se me da… exactamente en su tiempo y lugar…

    A veces me siento sola, pero no es soledad… penetro en el vacío y está lleno del Todo!!!… no quiero acelerar el proceso… el alma me abraza, me llena, me sorprende con señales y revelaciones… a través de sueños y sincronías…

    Los mensajes llegan. El tuyo ha sido uno de ellos y te abrazo en el vacío… en el soltar… más allá del tiempo… en un vibrar, en la música suave con la que resueno… contigo… con el Todo!!!

    Con Amor y Gratitud,

    Gildy Bardavid

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para evitar los comentarios o mensajes Spam por favor responde a la siguiente pregunta *