Pages Menu
Categories Menu

Talleres

Talleres

Conoce los próximos Talleres y Formaciones con las Tecnologías de los Engranajes Cuánticos canalizados por Aripka Maia

Sesiones

Sesiones

Conoce las sesiones que puedes tomar con la tecnología de Símbolos Cuánticos de Kryon. Las puedes tomar PRESENCIALES o A DISTANCIA

Constelaciones Cuánticas

Constelaciones Cuánticas

Las constelaciones cuánticas son sesiones presenciales donde abrimos el portal de las frecuencias para tomar de una manera completamente vivencial su calibración y sanación

Recent videos

More
  • Portal 21/12/12 Meditación y Constelación de Recalibración con el Solsticio
  • Códices Lemurianos: Amanecer Diosas (Primera parte)
  • ¿Qué dicen las Claves Tonales Pleyadianas para este 2017?
  • Tirada de las cartas pleyadianas para el año 2015

Most recent articles

Pentágono de Sanación de los Cimientos Ancestros

Posted by on Feb 12, 2020 in Notas, Sesiones | 0 comments

 

Desde que nacemos y comenzamos a desarrollarnos en la vida, empiezan a formarse los cimientos ancestrales del ser.
La vivencia del día a día, lo que vemos, escuchamos, sentimos, la presencia o la carencia de mamá y papá, si los vemos reir o discutir, cómo nos sentimos cuándo algo nos lastima o nos alegra, si papá y mamá nos contienen y comprenden o nos regañan y nos callan, TODA la experiencia forma esos cimientos.

Al ser información que nos cimienta va, por supuesto, a determinar cómo somos en la etapa adulta.
Qué tipo de hombre o mujer soy, cómo reacciono a los detonantes, cuál es mi estado de ánimo principal, cómo gestiono o reprimo mis emociones, de qué manera me relaciono conmigo y con las personas en el entorno, si necesito la aprobación y el reconocimiento de otros o me basta con el mío, cuáles son mis miedos, temores, heridas.

El tipo de pareja que forme o la falta de compromiso que tenga para formar una pareja también deriva de estos cimientos. Si viví la constante lucha de papá y mamá, seguramente encontraré una pareja con la cuál repetir el patrón adquirido.
Cualquiera que sea el patrón voy a tener la tendencia a repetirlo.

Lo mismo pasa con la estructura familiar que forme, si decido formar una familia, o entienda porqué no logro formar una familia. Observa tu pasado y cómo viviste el cimiento de la familia y todo comenzará a tener sentido.

Si soy padre o madre, existirá la tendencia inconsciente a ser el padre o madre que tuve, por mucho que desee ser diferente, hay un registro que sostiene mecanismos y estructuras que me llevarán a convertirme en papá o mamá.

Y si tengo hijos, él, ella o ellos van a darme un reflejo de mi niño interior, de sus heridas y carencias, sus miedos, su abandono, su energía y emociones reprimidas. Si recibí gritos siendo niño muy probablemente y sin comprender porqué me hallaré gritándole a mis hijos y ese grito será el grito recibido por mi niño interior.

¿Vas dándote cuenta que importante es la plantilla de información contenida en este pentágono de cimientos ancestros?

Es entonces vital y primordial ahondar en el inconsciente y el ADN interdimensional para sanar esta plantilla pentagonal.

Seguramente te preguntarás ¿cómo?

Mi propuesta y llamado es a trabajar la Sanación del Pentágono de Cimientos Ancestros a través de 5 sesiones individuales y totalmente personalizadas con la tecnología Símbolos Cuánticos de Kryon.

Puedo acompañarte de manera Presencial en Ciudad de México o a Distancia en cualquier lugar del mundo en el que te encuentres.

Mi sugerencia es realizar una sesión a la semana o cada dos semanas, es un proceso profundo que debe contener tiempos de descanso e integración de todo lo que se va transformando y sanando.

Si te resuena y deseas más información escríbeme

Correo: albahernandezas@gmail.com
WhatsApp: +5215518495588

🌷 Alba Hernández
Voz de la Resonancia y Maestra Acreditada de Símbolos Cuánticos de Kryon

El camino esta ahí

Posted by on Feb 12, 2020 in Notas | 0 comments

 

Hace tiempo ya que dejaste atrás aquella gran bifurcación, sí, aquella que tanto te detuvo, hace tanto tiempo que casi la habías olvidado por completo, pero ahora te encuentras de nuevo decidiendo. Un nuevo desafío llegó, uno de esos que tienen grandes implicaciones, lo miras de reojo preguntándote cómo vas a atravesarlo pues es imposible saber lo que vendrá, el efecto que tendrá. La única certeza es que el todo se transforma en un acto tan sutil que recae en la profundidad.

Cuando lo miras desde cerca y descubres que es más grande, mucho más grande de lo que antes pareció y te acercas vislumbrando cada vez más su inmensidad, con cada vibración invocas la confianza, enciendes la valentía, no haces más que caminar, no haces nada por dejar de avanzar.

Has olvidado lo que es darse la vuelta y volver atrás, solamente puedes avanzar y avanzar y avanzar sin siquiera preguntar que es lo que oculta ese rayo solar que te ciega por un instante tan largo que parece una eternidad. Cegada por la luz, una luz a la que no estabas acostumbrada, una luz que ha cerrado casi por completo tus pupilas… “Espero que mis ojos se adapten pronto al resplandor, espero que el camino me muestre pronto hacia donde es que estoy yendo”.

Te detienes por un momento recordando el camino recorrido, andando por los mismos pasos que quedaron grabados en la memoria, “sí, recuerdo esa cuesta empinada donde tuve que usar mis brazos y mis piernas para sostenerme, ahí donde invoque todo el poder que Yo Soy para seguir avanzando. También recuerdo mis pies sobre la arena descansando, mi piel refrescada por el agua salada, mis oídos respirando el sonido de las olas. No podría olvidar aquél pasto brillante, la mente reposando en una tina de satisfacción, mis músculos uniéndose a la vibración colectiva y mis ojos clavados, casi fusionados con los ojos que estaban mirando. Sí, por supuesto que también recuerdo cuando el camino estuvo tan oscuro que no podía ver un paso delante de mí, sí, recuerdo y casi puedo volver a sentir el miedo y el dolor de encontrarme sola y pérdida, tampoco olvidaré aquella luz que siempre estuvo brillando y que pude ver hasta que levante mi cara tan alto que el esfuerzo me hizo caer, pero no importó, porque había mirado esa luz”.

¡Vaya! Sí que hemos recorrido un largo camino, lleno de experiencias tan variadas… “Recuerdo esa cascada inmensa, en medio de una selva tan abundante y húmeda que parecía que podía contener toda la vida que pudiera existir, el eco de su fuerza mojando mi piel, su reverberación mezclándose con mis lágrimas, oh, aquellas lágrimas de infinita felicidad”.

Sentada sobre una roca sientes el deseo de añorar, sin embargo, tu vista regresa al camino y te recuerda que esto apenas acaba de empezar y que allá, a donde habremos de llegar, aquél lugar donde se encuentra lo desconocido encontraremos el mayor regalo que Universo nos puede dar.

“Sí, lo sé, esto acaba de empezar, así que más vale irse acostumbrando a esa luz tan radiante y continuar el andar. Habremos de continuar, así como la espiral ascendente continúa, yo continúo subiendo, aunque en ocasiones mire hacia atrás y me diga ¡Mira, pero qué alto hemos llegado! Y el vértigo me dé la sensación de querer bajar, sin embargo, nada ganaría al bajar pues por este mismo o por un camino diferente mis pies volverían a andar”.

Parece que lo estás entendiendo, hay cosas que no se pueden detener, no podemos cambiar el camino, no podemos voltear la dirección, sólo podemos prepararnos, movernos para esquivar una roca, detenernos a respirar, apresurar el andar, encender una fogata y descansar. El camino está ahí, como siempre ha estado, somos nosotros quienes tenemos el poder de transformar la experiencia de andarlo.

Caminantes compartiendo dimensiones, caminantes transformando partículas, caminantes co-creando recuerdos de una vida tan lejana que a veces nos parece olvidar, caminantes, sí, los que caminamos a través de la eternidad formando la grandiosa sinfonía con cada paso al andar.

🌷 Alba Hernández

Yo soy el Hogar

Posted by on Feb 11, 2020 in Notas | 0 comments

 

Tan importante que es centrarnos en el ahora, este momento, esta vida, el presente. Y desde esa sintonía con la propia existencia recordar el Hogar, no un hogar que añoramos pues quedó en el pasado, me refiero al hogar interno, al hogar que yo represento para mí, la capacidad de sentir cobijo, donde sea que estés, pues tu primer hogar eres tú, es tu cuerpo.

Desde ese reconocimiento de que no hay algo que añorar podemos reconfigurar nuestro papel en la familia y el hogar humano del cual somos parte, y que importante ocupar el lugar que nos corresponde en la familia, ser hija o hijo, ser padre o madre, ser esposa o esposo, hermano o hermana, ser lo que nos toca ser y dejar al otro ser lo que le toca, acomodar los roles para vivir más armónicamente el hogar interno y externo.

Y así poder llegar a otro reconocimiento del hogar que es la Madre Tierra, este maravilloso planeta que nos brinda su piel y su cuerpo para habitarlo. Calibrar nuestras coordenadas en reconocimiento y amor por nuestra tierra.

Y entonces el hogar es interno, y es la familia y es la Madre Tierra.

¿Cómo es qué a veces nos sentimos tan desconectados del hogar si tenemos tantos hogares para sentirnos cobijados?

Es porque son esos momentos los que nos damos para reafirmar dónde estamos y porqué estamos aquí, es una oportunidad más para darse cuenta de que el pasado y todos los lugares donde has estado estan en ti, en tu interior y viven contigo y a través de ti ahora.

No tienes nada que extrañar porque todo es AHORA contigo.

Vive tu vida, tu cuerpo, tu casa y tu templo, tu hogar, tu familia, lo que eres aquí para esa familia y lo que ellos son para ti, y vive la Tierra, porque estás aquí ahora y esta es la más grande oportunidad para SER.

Y todo, absolutamente todo, fue tu elección desde el alma, ahora te toca elegir desde el humano para sintonizarte con el camino que tú mismo trazaste para ti.

Yo elijo
Me elijo
Me sintonizo desde mi yo humano con mi plan del alma
Soy aquí y ahora
Porque aquí y ahora es donde debo estar

🌷 Alba Hernández