Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Oct 22, 2018 in Canalizaciones Kryon, Notas | 0 comments

Corazón Abuelo y Joven Corazón

Corazón Abuelo y Joven Corazón

 

Africa & Tucumán, corazón de Argentina

Hace unos días visitó el Ashram en Tafí Viejo, Tucumán, una mujer colombiana llamada Aura, proveniente de la zona del pacífico, de la selva colombiana, lugar donde viven comunidades africanas que aún conservan toda la sabiduría de sus rituales y cultura.

Debo confesar que días previos a su llegada algo ya se movilizaba en mi interior, no sabía de qué podía tratarse, pero intuía que un nuevo proceso estaba comenzando a desatarse y vendrían nuevos mensajes para compartir. Con la llegada de Aura al espacio reviví toda mi historia en el continente africano de hace más de 300.000 años. Sí, leíste bien, de hace más de trescientos mil años.

Para poder expandir más el mensaje del corazón abuelo y el joven corazón tendré que contarles parte de los despertares que sucedieron este año y así esta historia tiene un sentido más amplio.

Conexión con mi llama gemela

En Enero de este año aperturamos junto a un grupo de 58 personas el sistema endocrino de Argentina en un retiro espiritual llamado ¨Hacia el Origen¨ en Lozano Jujuy (Punto de la Pituitaria). El viaje espiritual que significó para todos los que asistimos, incluyéndome, fue súper fuerte y profundo, tal es así que los días posteriores del mismo comenzaron a llegar memorias de mi origen en esta tierra, hace más de 300.000 años.

Mi llama gemela, quien se presentó con el nombre Aprika Moon, comenzó a contarme cómo fue nuestra primera llegada a la tierra y qué es lo que vinimos a hacer aquí. Primero me explicó cómo funciona el tema de las llamas, quién vino en ese momento, y por qué quedé yo “una parte de su esencia” encarnada en este espacio desde tiempos de Lemuria.

Me explicó que él estuvo cuando la tierra era Pangea, es decir un solo continente. Me explicó que él vivió más de 80,000 años y que era un Dios, que vino a la tierra junto a una comitiva a preparar el espacio para la siembra de todas las razas que hoy están en nuestro ADN y que parte de su trabajo fue preparar la ilusión de la bóveda celeste y la luna para formar el tejido que iba a plasmarse desde aquí y así poder gestar la COMUN UNION de todas las razas estelares en este planeta escuela. Dijo que él vivió en lo que hoy conocemos como continente africano y que ese espacio debe su nombre a él, ya que Aprika era el antiguo nombre y forma de decir de ese continente. Nadie recuerda su nombre, nadie sabe de él por escrituras o lo que fuera ya que no era parte del plan dejar eso grabado en algún espacio, sino que el registro de la tierra lo iba a resguardar siempre.

Él explicó que Africa representaba el CORAZON del planeta en ese tiempo de la Pangea y que parte de la ilusión de fragmentación que se daría con los movimientos de las placas tectónicas sería el perfecto para crear la ilusión de diferentes espacios separados y unidos entre sí (los países, islas, continentes, etc) para de esa manera poder albergar las diferentes razas y conciencias. explicó que ellos fueron los fundadores de lo que hoy conocemos como Mu, y dijo que antiguamente también se lo llamaba Moon, ya que la comitiva que había llegado en ese tiempo hace más de 300,000 años eran los llamados “Señores de la Luna”, fundadores de lo que conocemos como Mu.

Retomando la historia de Aura y su ADN africano

Esos días que la bella mujer llamada Aura llegó a este espacio trayendo esa información tan sagrada del origen de nuestra humanidad, el corazón de la Pangea, fueron muy profundos para ambas. Lo primero que recibí decía:

El corazón anciano traerá al joven corazón su sabiduría de antaño, para albergar en este tibio corazón que aún desierta, la esencia del origen de la humanidad. Estas tierras serán embebidas del sol que aperturó la escuela de la tierra, que dio origen a todo lo que hoy es, llamas de la luna que abrieron el camino hacia este proyecto tan importante, amado por todos los reinos, adorado por los seres celestiales, ungido por el Cristo redentor.

Esa fue la historia… entonces me encomendé a dejarme llevar por todo lo que me irían guiando a realizar junto a una mujer que representaría el ADN del corazón anciano y una mujer consciente de este mensaje que representaría el Joven corazón, quien narra este mensaje, su servidora.

Aura representaba con su energía a las abuelas galácticas que habían abrigado a Mu cuando todo había iniciado desde el origen en Africa hasta esta parte. Sabía que parte de su esencia quedaría impregnada en este lugar y que además abriríamos, sin ser del todo conscientes, una posibilidad a futuro para este nuevo corazón que comienza a palpitar desde Tucumán, Argentina para el Avatar embarazado que es Argentina y el mundo.

Esos días de profundo contacto dimensional con su ser, pude sentir el vergel tan puro que fue en un principio ese corazón africano… corazón que sigue sonando por donde quiera que vaya. El tambor es su origen y la sed de ese instrumento está siempre aclamando el sonido que late desde sus entrañas.

En esos días el ADN del corazón anciano llegó y se instauró en Tucumán, el joven corazón. Y digo Joven porque este espacio, para lo que fue destinado hace millones de años, recién toma la entidad que tiene que tener ahora. Imaginen todo lo que aún falta por descubrir y enraizar. Como siempre digo, esto recién comienza.

Yo soy Tucumana, nací aquí hace 33 años. Me radiqué 10 años afuera (en México, Córdoba y Buenos Aires) y descubrí mi verdadera misión, para la que me había preparado 10 años, recién ahora. Luego de haber atravesado una profunda sanación e integración (que claramente, como todo, sigue su curso) ya que mi corazón había quedado muy fracturado y olvidado luego del hundimiento de Lemuria en donde lo cerré para “no sentir” nunca más todo lo que había vivido. Tomé conciencia de todo el camino transitado desde Lemuria hasta acá cuando llegué a este espacio, el Ashram, lugar donde enraizo cada día para ayudar que el espíritu del cerro (guardián del corazón) llamado Kalumba, pueda desplegar sus alas y emanar todo el potencial de su conciencia. Nada de esto que les cuento fue fácil… tuve que ir bien a lo profundo, magnetizarme completamente hacia corazón, morir muchas veces en una misma vida, para que en cada movimiento hacia abajo permitiera elevarme hacia una octava más a lo alto cuando emergía.

Llegué al corazón nuevamente luego de 10 años y me di con muchas realidades. La más linda es que estoy enamorada de mi tierra, de Kalumba… lo miro todo el tiempo… tanta fue la conexión con el guardián del cerro que cuando hicimos las reformas de la casa en donde hoy vivimos, frente al cerro, propuse que hicieron un ventanal grande en la cocina para poder verlo y enraizarme con él en este lugar mientras cocinaba o “se cocinaban” las cuestiones energéticas.

Él me habla todo el tiempo… voy tomando conciencia del proceso que está viviendo el corazón según cómo está su energía, y poco a poco me voy abriendo a comunicar y compartir todo lo que voy recibiendo. Digo “abriendo¨ ya que si bien todos estos años estuve comunicando la mayoría de las cosas que recibo a través de cursos, formaciones, talleres, artículos, videos, etc, recién ahora viene la apertura de la misión para la cuál nos hemos preparado. No podía haber dimensionado el corazón sin haber estado en él para sentirlo… oír su voz, su latido, fundirme junto a él para decirnos “estamos vivos, aquí, en el corazón de la mujer de plata, colaborando desde lo que nos toca para este despertar, como en un principio en Africa de la mano de mi llama, ahora en el joven corazón colaborando para que la esencia de la sabiduría de toda la experiencia que estuvo aquí en la tierra pueda emerger desde un portal que se está gestando pasito a pasito, con mucha dedicación, amando cada espacio que estuvo abandonado por muchos años, llevando la tarea de hormiga que anticipó la virgen en una de sus apariciones que hizo en mi casa cuando vivía en México”

Aquí estamos… y lo más importante de todo este caminar fue entender mi camino con Kryon del servicio magnético. Les cuento.

KRYON

Este es el nombre de un estado de conciencia llamado magnetismo. Todos estamos compuestos de un campo magnético (femenino) y uno eléctrico (masculino)

Kryon, a través de los mensajes que ha venido ofreciendo por de mi canal, esta cambiando la mirada que tenemos del universo y el mundo. Kryon explica que estamos dentro de La Universo, que es una gran Madre Cósmica y que él rige su campo hace eones de tiempo, desde el principio hasta el infinito de la creación, es decir, desde y para siempre.

Kryon explica que hay una respiración universal que pulsa La Universo a cada momento, lo que el llama “Respiración Toroidal”, práctica que hemos comenzado a enseñar a partir de este año 2018. Él explica que esa fuerza toroidal en el ser humano parte del corazón, y que el toroide es la forma con que respira nuestro campo magnético y que cuando éste se pone en movimiento genera la fuerza electromagnética, es decir, la respiración de nuestras dos polaridades al unísono. Él dice que para llegar a mover esta energía es menester activar primero nuestro campo magnético, aquel que hay que volver a reconocer en toda su dimensión y alquimia sagrada. Les cuento esto porque canalizo a Kryon desde 2010 y quienes han leído los mensajes que he comenzado a canalizar desde ese año sabrán que él viene diciendo que venimos a realizar un trabajo de despertar de la energía esencial femenina. En ese momento, a mis 25 años, no entendía ni a que se refería, pero esta misión tomó total dimensión en este espacio, el corazón, el lugar desde donde nace la Respiración Toroidal, movimiento de la universo, respiración de su campo magnético y la gran matriz que Es. Se que el concepto es nuevo y a muchos les hará sentido rápidamente y otros dirán “esta chica enloqueció” , pero Kryon dijo que poco a poco la comunidad científica terminará por cerrar el caso del sistema de madres y matrices uterinas en el que estamos, en donde el sol y lo masculino de su esencia es la dirección que la madre cósmica ha gestado de sí para poder manifestarse e iluminarse dentro de este agujero negro que esta gestando miles de otros más.

Invito a quien siente en su corazón venir a calibrarse con el joven y ahora también anciano corazón que despierta desde este portal, visitar Tucumán y quiero contarles que el Ashram está abierto los 365 días del año. Que incluso nacerán muchas formas de alimento al mundo desde este lugar, estamos trabajando para ello, somos un grupo de personas que ya estamos trabajando en acondicionar el lugar y preparar todo lo necesario, poniendo el cuerpo…

Por mi parte decirles que aquí estoy una vez más resonando fuerte con y en el corazón, abierta a toda la ayuda que venga de ustedes y que pueda surgir desde aquí para el planeta. Agradecida a quienes ya han aportado su granito de arena y a este espacio por acogernos.

Aprovecho este relato para compartirles algo que dijo Jesús en el primer trabajo de limpieza que hicimos en septiembre de 2018 en el Ashram:

El dijo que en este lugar se enraizaría la conciencia crística, que debíamos comenzar a sentirla en nosotros como estado de conciencia y energía sin personificar siempre esa esencia en él ya que fue un maestro que vino a mostrarnos el camino. Pidió que comencemos a sentirnos nosotros los cristos, liberando su personalidad, quien claramente la transportó hace 2018 años y se despidió diciendo que a Partir de ahora éramos Tótems de sabiduría.

Hoy puedo comprender el significado de ese mensaje. Entiendo que así como los totems están ubicados alrededor del mundo, ahora íbamos a ser estos guardianes o portales enraizados, bien plantados en nuestra misión, sabiendo donde nos toca estar, sosteniendo esa conciencia donde el alma haya destinado. Siempre estaremos en los lugares y actividades en donde mejor podamos servir al planeta, a nuestro semejante, según nuestro linaje cósmico y terrenal.

Y aquí quiero compartirles algo que me ha pasado que sé que resonará en muchos de ustedes.

Cuando llegué a Tucumán tuve grandes movimientos y resistencias para venir a habitar el Ashram. Quería mi antigua vida en la ciudad, los viajes, una parte de mí se resistía a morir y afrontar la nueva vida, hacerme cargo de mi propio corazón, quería volver a atrás. Me resistí tanto, pero tanto, que estuve una semana con brotes de fiebre, síntomas corporales que claramente espejaban el aspecto emocional. Pero eso fue poco… tanta era la resistencia que mi campo había atrasado toda la obra de la casa, entonces no podíamos venir a vivir por el atraso. Cuando tomé conciencia y pude ir afrontando la nueva vida, la obra mágicamente tomó el rumbo que debía tener, llegaron manos colaboradoras para el proyecto y finalmente al cabo de una semana, nos mudamos a la casa, frente al cerro, Kalumba, y dentro del predio donde se encuentra el Ashram.

Con el tiempo me di cuenta que si hubiera tenido que elegir desde mi ego y personalidad jamás hubiera regresado a Tucumán, ya que el ego se vanagloria de otras cosas que para la misión del alma no son necesarias. Entregarse a la verdadera misión del alma es despojarse de todo lo conocido. Entonces poco a poco fui muriendo y muriendo… conforme lo hacia y aún lo hago, nuevas capas de la misión se abren como por arte de magia. Saben que no es fácil soltar, mucho menos cuando te has enraizado en un espacio que hoy te genera seguridad.

Estar en este lugar ha significado un verdadero desafío, el más grande ha sido enraizarme a la tierra nuevamente. Mientras lo hacía recordé con más conciencia todo lo que fue vivir en el pasado en Lemuria, en tiempos de Jesús donde también estuve encarnada, en Egipto, etc, donde pusimos TANTO, TANTO, peregrinando, caminando la tierra, sembrando lentamente para ver florecer las semillas eras más adelante… entender que la parte de mí que se resistía a esto eran todos los miedos de esos pasados en donde fuimos “buscados” “perseguidos” por traer un mensaje diferente al mundo…en fin… se que a muchos les hará sentido esta experiencia ya que todos vamos pasando por estos desapegos a lo largo de nuestro camino de iniciación en esta vida. Por que nos estamos iniciando para ser esos cristos, todavía falta mucho por explorar y experimentar, pero llegará el día en que convivamos como hermandades nuevamente, siendo esas estrellas del cielo pero en la tierra, cada uno iluminando la porción de cielo que le toca y nos retroalimentaremos con el oxigeno que la red produce cuando está unida y consciente de sí.

Ésta puerta del 11.11.11 es solo una preparación para abrir otra puerta que será aún más grande y es la del 20-20, el año 2.020, donde los maestros que canalizo dijeron que sería un año para manifestar la masa crítica de INTEGRIDAD, TOTALIDAD. Que todo este camino era inicíatico y que ese año 2020 sucederían cosas muy grandes para el planeta. Pronto comunicarán más.

Los abrazo inmensamente, desde el corazón, bendiciones,

Aripka Maia

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 10 =

Para evitar los comentarios o mensajes Spam por favor responde a la siguiente pregunta *