Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Feb 25, 2015 in Notas | 0 comments

El aprendizaje disfrazado en la “forma”

Todo hemos tenido que experimentar cosas y vivirlas dentro de la “forma y la materia” para materializar los cambios.

Los hechos en la vida cotidiana nos han llevado a tomar decisiones, movilizar escenarios, cambiar el rumbo de los caminos… y todo… todo… tiene un sentido tarde o temprano.

Hoy puedes sentirte bendecido/a por los astros por la tarea que te toca, elijes, por lo la vida que llevas y has llevado. No debes arrepentirte de nada, ya que, a pesar de que muchas veces pienses que has estado equivocado/a, el aprendizaje se ha disfrazado con una “forma” para sembrar un paso más dentro de tu evolución humana.

Querido lector, en estos tiempos el aprendizaje se ha acelerado y sé que muchos lo están sintiendo así. Todo está en un constante cambio y movimiento. Es más fuerte que antes porque la energía de nuestra amada tierra ya no es la misma. Está preparándose en su macro conciencia para vernos evolucionar y dar el salto cuántico: Sacar a la luz aquellas cosas que permanecían ocultas, transformar las que ya no necesitan estar más. Cerrar puertas que el destino debe clausurar para dirigirnos hacia aquello que hemos soñado, creado o planificado.

Todo tiene un sentido tarde o temprano. Todo sucede por algo y, es probable, que a veces no lo veas de esta manera.

El aprendizaje se disfraza con personas, escenarios, situaciones, vivencias, y se hace “carne” en algún espacio. Luego, nuestra tarea consiste en percibir la energía dentro de la forma para materializar el “sentido” de todo eso.

Da gracias a Dios por tantas formas expuestas en este tiempo, porque sin ellas, jamás podrías progresar.

El sentido de los acontecimientos los encuentras tarde o temprano, y sucede más rápido si te detienes a observar la semilla equivalente a la enseñanza que cada desafío te trae.

Hoy, la forma se disfraza de certeza, y la certeza es sentir que te encuentras en el tiempo y lugar adecuados para producir el cambio que tu alma precisa manifestar.
Sé que los medios que muchas veces utiliza nuestra sabiduría superior, no son los que quisiéramos. Muchas veces no entendemos por qué lo hace de esa manera y no ha usado otro camino.

Si de algo estoy segura, es que las formas y medios que utilizó han sido los correctos y por algo lo ha elegido de esa manera.

Si de algo estoy segura es que luego que atravesamos las tinieblas ya no seremos nunca más los mismos. Capitaliza el aprendizaje y se mejor. Desea que cada desafío dentro de tu humanidad viviente te traiga una mayor comprensión, expansión y acercamiento a la esencia que eres. Desea seguir quitando los velos que han opacado el brillo de tus ojos y endurecido el corazón.

Desea seguir viviendo los aprendizajes que la vida te propone, para continuar girando en el ciclo de la evolución.

Lo que eres hoy es el resultado de tus elecciones pasadas. Y lo que elijas descubrir ahora mismo determinará el futuro que te espera por delante.

A pesar de que muchas veces puedas sentir el hundimiento inminente de un viejo barco, debes saber que por algo está sucediendo de esa forma. Un viejo barco abandona la ruta, pero hay nuevos que están llegando a ti para navegar por nuevas aguas y reconocer bellos paisajes… que, sin el hundimiento del antiguo, no podrías experimentar.

Amado lector, se lo difícil que es sentirse arriba del barco hundiéndose. Y se lo decepcionante que es estar adentro una vez perdido. En ese instante sientes que no puedes más, que no encuentras la salida y no ves ningún futuro cercano. Pero por fortuna, Dios nos otorgó un poder a todos, y es la bendición de poder despertar la certeza para encontrar la salida.

Hoy puedes sentirte abatido/a, dentro del barco hundido, ahogado/a en las emociones, mirando por la minúscula ventana, esperando que alguien, con un poder superior, venga a salvarte. Pero debes navegar por esos espacios, buscar poco a poco la salida, sin desesperarte… Pedir las señales que Dios diseñó antes para que puedas emerger a la superficie y ver el nuevo barco.

No puedes quedarte esperando la salvación y estar pasivo/a: “Busca. Nada. Encuentra el camino hacia la resolución. Pide guía. Asistencia” No importa cómo lo hagas, pero mueve la energía hacia la acción y no te quedes estancada/o.

Quizá pienses que no deberías haber dejado que el barco se hundiera, o podrías hacer hecho algo más para evitarlo. Pero cuando algo está irremediablemente destinado a finalizar lo hace, porque ya no aporta nada dentro de tu camino de evolución.

El dolor del ser humano pasa por tener que dejar atrás una energía que se había transformado en “conocida” para su conciencia. Se despierta el miedo y la incertidumbre; todo eso empalidece aún más la sombra de la amenaza a sentir el inminente CAMBIO.

Permíteme decirte que lo que sea que llegue a tu vida cuando hayas resurgido, será mejor. Puedes estar seguro/a de ello. Nunca llegará algo peor, siempre vendrá algo nuevo y diferente y será lo que tu alma necesite plasmar en ese tiempo y espacio.

Nunca pares de buscar aquello que deseas para tu vida. Hazlo con el amor y la pasión que se merecen por ser tan importantes. Al final de cada estadio no hay mayor satisfacción que el sentir que te has encontrado gracias al hundimiento del barco.

Nadie más irá contigo en la escena, en el camino y la transición. Serás tú y tu alma. Algunas personas podrán ir acompañando, más el proceso lo tendrás que realizar solo/a.

Lo difícil de entender algunas veces es que, al final de todo, la experiencia es de ti para ti, y nadie más podrá sentir lo que sientes ahora. Solo podrás compartirlo en palabras, gestos… o través de alguna expresión, canción, pintura… pero “las formas” serán el reflejo de lo que verdaderamente estás sintiendo. Por eso aprende a amarte. Porque solo convivirás con tu esencia hasta el final de los días, y solo tú sabrás lo que sientes y has sembrado.

Lo magnífico de la expresión es que sirve como un medio de expansión y comprensión de algunos sentimientos que hoy tienes y se espejan con las de otros.

Existen personas que, al percibir tus sentimientos, lo único que harán será reconocer los suyos. Y al final de todo, tus palabras despertarán en otro ser humano su propia interioridad, impulsado por una interioridad exteriorizada de quien se anima a comunicar de alguna forma.

¿Acaso no es magnífico todo lo que Dios ha creado? ¿Acaso no es magnífico convivir con uno mismo, sabiendo que todo depende del amor que somos capaces de reconocer ahora en nuestra verdadera esencia?

Hoy, el aprendizaje se ha disfrazado con una forma: un escenario, un espacio, actores, personajes, diálogos… de todos ellos podrás extraer un mensaje, y desearás amanecer mañana con una nueva comprensión.

En cada paso tus ojos adquieren un nuevo brillo, jamás lo olvides. ¡Gracias forma, gracias personajes! Sin ustedes todo sería llano, sin sentido y el alma no podría experimentar.

Sigue eligiendo el camino de la experimentación consciente: la prueba y el error te acompañarán.

“Si algo hemos aprendido en esta vida es a equivocarnos”

Puede que a veces intentes olvidar algunos sueños perdidos; más tarde o temprano los vuelves a encontrar.

Otras veces, intentas evadirte del barco hundido; más tarde o temprano eres consciente que te estás ahogando y que no puedes evitar el impulso a la supervivencia.

Tus ojos adquieren un nuevo brillo cuando reconoces la enseñanza que te trae ese escenario.

Solo expresa tu gratitud, admiración y siente que la forma en que aparece en tu vida es la indicada para materializar lo que tú mismo/a estabas buscando.
Hoy resurges y mañana posiblemente otro barco vuelva a hundirse. Pero ya sabes lo que debes hacer para encontrar la salida nuevamente. Si de algo te ha servido ahogarte tantas veces es para encontrar una nueva solución para los próximos barcos que encallen pedidos o no puedan seguir naufragando.

La certeza de este mensaje yace en algo importante: “Solo eres un ser humano de carne y hueso experimentando”

Cuando eras niño/a aprendiste a caminar de esa manera. Un día te paraste. Tuviste miedo a soltar las manos de tus padres, pero finalmente lo lograste y hoy te reconoces caminando.

Suelta toda creencia que ha permanecido contigo hasta ahora. Hoy, reconócete que eres una ser humano experimentando y tienes todo por crear.

¿Qué te enseñará el próximo escenario? Probablemente no lo sabes. Lo único que puedes hacer, es reconocer que has trazado una ruta, un deseo interior tan grande, que ahora Dios te conducirá por el camino para lograrlo.

“Dios, en ti confío. Me entrego en tus manos”

María José Bayard

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + 4 =

Para evitar los comentarios o mensajes Spam por favor responde a la siguiente pregunta *