Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Abr 4, 2013 in Canalizaciones Kryon | 0 comments

Kryon: El Conductor de la Nueva Era

Kryon: El Conductor de la Nueva Era

Canalizado por María José Bayard el día 10 de Noviembre de 2011

ACERCA DEL PORTAL 11:11

Como ésta canalización y metáfora fue brindada para el día 11.11.11 adjunto al inicio esta breve introducción acerca del portal 11:11.

Kryon nos dice que éste portal es muy importante ya que representa el “impulso”, “empujón” para ingresar al 2012 conectados a la fuente, tranquilos y generando una masa crítica importante para activar más luz en este planeta tierra.

El portal es una “puerta”, una apertura a lo que será el 2012 en adelante. Para graficar mejor el espíritu o esencia de éste portal, y de lo que significa interdimensionalmente, Kryon ha brindado la siguiente metáfora…

Para contar ésta historia Kryon utilizará el mismo personaje que ha usado en algunas otras historias, el personaje se llama “Hombre”. En ese personaje Kryon intenta resumir al genéro femenino y masculino fusionados en un mismo perfil.

El Conductor de la Nueva Era

Hola mis queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Mis queridos, el espíritu, la comitiva angelical, ingresa con su luz en éste momento por la rendija del velo que hemos abierto para estar cerca de ustedes, ayudarlos a expandir sus conciencias con el siguiente mensaje, y acercarles a través de él la energía que se está manifestando en el humano de la nueva era.

Se han preguntado alguna vez ¿quién es el conductor de la nueva era?… A continuación les contaré la siguiente historia para expresarles la energía de potencial que tiene cada ser humano en ésta nueva era.

“Hombre” está ahora arriba de un tren…, está adentro de un vagón arriba de un tren en éste mismo momento. De repente el vagón en el que viaja se separa, sale del tren y se bifurca hacia otra vía…

El vagón en el que viaja “Hombre” se desvía hacia otro carril, hacia otra vía que va por otro camino…

Sucede que la locomotora y el motor que mueve a los vagones del tren quedó en la misma vía que venía transitando, por lo tanto, el vagón en el que viaja “Hombre” queda sin motor, sin locomotora que lo guíe o lo impulso a seguir andando.

“Hombre” se encuentra adentro de ese vagón y ahora no sabe cómo lo hará funcionar… Poco a poco comienza a darse cuenta que el vagón en el que viajaba de repente se desprendió del tren tomando un nuevo camino…, ahora se encuentra sin la locomotora para hacerlo andar.

La locomotora en la que venía ensamblado su vagón siguió su curso por el mismo camino que venía transitando y el vagón de “Hombre” se desvió para otro carril… ahora se encuentra a la deriva… no tiene motor adelante que haga mover su vagón…

“Hombre” se detiene por unos momentos a pensar y reflexionar… en verdad no sabe qué hacer, todo sucedió tan de repente que casi ni se dio cuenta… De repente el vagón en el que viajaba se desprendió del tren y comenzó a transitar un nuevo camino…

Anteriormente el vagón en el que viajaba “Hombre” tenía la locomotora que lo llevaba a él y a los demás vagones que iban ensamblados unos con otros… de repente algo hizo que su vagón se desoldara y se separara de los otros tomando un nuevo carril.

“Hombre” se encuentra desesperado, en un nuevo camino, sin locomotora que lo lleve o lo impulse a seguir adelante…

“Hombre” comienza a caminar por el vagón con un aire de desesperación. A un lateral del vagón “Hombre” solo tiene dos ventanitas muy pequeñas para poder ver y del otro costado tiene otras dos… “Hombre” decide acercarse a una de las 4 ventanitas para sacar su cabeza y mirar hacia afuera y poder vislumbrar un poco mejor ese nuevo camino hacia el cual ahora se ha bifurcado. Mira hacia atrás y se da cuenta que atrás de él, del vagón en el que él viaja, hay miles de otros vagones más que están transitando ese mismo carril, son vagones que están desenganchados unos con otros y aún así parecen viajar equilibradamente sin chocarse entre ellos.

“Hombre” gira su cabeza y luego de mirar hacia atrás ahora mira hacia adelante y también observa que hay muchos vagones más desplazándose adelante del suyo de la misma manera: van a paso lento y tranquilo, parecen fluir libremente, cada vagón se encuentra desplantándose por esa vía en la cual parecen ir flotando por el camino.

“Hombre” piensa “¡qué raro y extraño es todo esto!”… le llama profundamente la atención ya que todos los vagones se trasladan por el mismo carril y están completamente desenganchados unos con otros, funcionan de igual manera, sin locomotora y motor principal que los empuja hacia adelante.

“Hombre” vuelve a pensar y se dice a sí mismo: “¿cómo es que estamos todos en ésta vía andando sin locomotora y motor principal que nos lleve en el camino?”

“Hombre” vuelve a acercarse hacia una de las ventanitas para mirar nuevamente hacia adelante y hacia atrás… y efectivamente hay miles de vagones como el suyo que se siguen desplazando en esa vía, en ese carril… incluso parecen sumarse cada vez más y más vagones a la misma vía…

Es muy entraño… “Hombre” sigue reflexionando y pensando y de repente se da cuenta que delante de él “en su mismo vagón” hay una puerta…. Rápidamente “Hombre” calcula que podría tratarse de la puerta para salir del vagón y caer directamente al vacío o al precipicio del camino…

Ésta situación llama profundamente la atención de “Hombre”… se encuentra solo en medio del vagón, éste está andando aún sin locomotora que lo haga funcionar y no tiene más remedio que intentar abrir esa puerta, ya que lo único que tiene a la vista son las 4 pequeñas ventanitas por la cual solo tiene muy poca visibilidad y por las cuales solo entra una pequeñísima porción de luz.

“Hombre” se acerca con un poco de temor hacia la puerta. Antes de intentar abrirla piensa que debe tener mucho cuidado ya que quizá se abra y pueda correr peligro de caer en el vacío y ser aplastado por los demás vagones que vienen viajando junto con el suyo…

“Hombre” abre la puerta y se encuentra con una gran sorpresa: resulta que esa puerta no lo conduce a ningún vacío sino que lo lleva hacia el “centro de mando y de control” de su propio vagón…

¡Es toda una revelación para “Hombre”!. Al ingresar al centro de la conducción algo parece activarse en él, como si pasara a una nueva realidad…

Comienza a mirar el centro de conducción de su propio vagón y ¡es maravilloso!. Hay un gran sillón blanco que tiene escrito su nombre y delante de él hay una inmensa visibilidad que le permite ver el lugar por el cual está transitando… Desde ese centro de mando y conducción “Hombre” puede ver la totalidad del “ahora”, de lo que acontece allí en ese camino que está transitando en ese mismo momento. Piensa cuan ciego había permanecido durante todo el viaje, se había perdido de vislumbrar el camino desde esa vista panorámica que le permite disfrutar de más luz, mejores paisajes, y le permite ver a cada momento cada lugar que estaba visitando durante el viaje.

La luz se impregna completamente en ese lugar, en ese centro de mando y de control que “Hombre” descubrió gracias a que abrió esa puerta que había permanecido ahí cerrada durante todo el viaje y que no se había percatado de abrir. Desde ese lugar “Hombre” tiene una inmensa visibilidad hacia afuera, la luz que ingresa también ingresa a la parte de atrás del vagón y desde allí puede observar todo el camino.

Sucedía que antes como su vagón iba enganchado a la locomotora principal en el viejo carril en el que viajaba, no se había detenido a mirar que allí estaba esa puerta y que detrás de ella se encontraba el “centro de mando y de control” de su propio vagón.

“Hombre” había viajado muy cómodo y pasivo en el viejo carril sabiendo que otro motor era el que lo impulsaba… De repente cuando su vagón se separó de la locomotora y se fue hacia el nuevo carril, no le quedó otra opción y tuvo que comenzar a prestar más atención a los detalles de su propio vagón… Anteriormente “Hombre” había sido un viajero pasivo, iba muy cómodo sabiendo que el motor del tren lo llevaba y ahora que descubre su propio centro de mando y conducción “Hombre” se da cuenta que es mucho mejor que ser impulsado por un motor exterior…, viajar en esa posición que descubrió ahora es mucho más placentera ya que hay una inmensa luz y puede ver todo lo que acontece en el ahora de su camino.

“Hombre” es ahora “el conductor de su propio camino” y puede ver la totalidad que está aconteciendo en su camino.

Y ahí termina la historia…

Mis queridos el vagón con el que ustedes transitan su vida ahora tiene una puerta, quizá hayan pasado toda la vida sentados en ese tren, impulsados por una locomotora exterior y se han pasado la vida cómodos, anestesiados, sabiendo que la locomotora los llevaría, pero se han perdido de observar el camino, solo se han remitido a la poca luz que ingresaba por las 4 ventanitas, han viajado en oscuridad y se han perdido de ocupar el maravilloso lugar que les espera tras la puerta.

Hoy, en la nueva era, hay miles de vagones separándose del riel y camino por el que siempre habían andado, atados, ensamblados y fusionados a toda la maquinaria que siempre habían conocido…

El conductor de la nueva era ha tomado ahora una nueva vía, un nuevo carril, y ha comenzado a transitar un nuevo camino, ha dejado de ver a través de las 4 ventanitas, ha abierto la puerta y se ha dado cuenta que es él quien puede ser el conductor de su propio vagón y que desde ese lugar puede mirar con otros ojos el mismo viaje.

Quiero decirles que son ustedes los motores de su propia vida, de su propio camino.

El portal 11:11 es la apertura de esa puerta, es descubrirla y darse cuenta que si la abren no caerán al precipicio o al vacío, sino que los espera su gran “centro de mando y de control”, lugar desde el cual podrán ser partes activas y mirar con ojos diferentes su propio camino.

Y Así es.

Kryon

Palabras de reflexión por María José Bayard:

Tomar conciencia de ésta realidad es apropiado en estos tiempos…
Tomar conciencia de que ya no estamos más soldados a toda la maquinaria (el karma de la vieja energía) y que es nuestro propio motor el que nos conduce por el camino es apropiado para poder activar nuestra “luz” y “poder” que reside en nuestro interior…

Saber que podemos ser nosotros mismos quienes conduzcamos nuestro propio viaje nos pone en un rol de “conductores activos”, “responsables”… nos corre del viejo perfil victimizado esperando que una locomotora exterior se haga cargo de nuestra vida y nos impulse a seguir andando. Esto nos ayuda a dejar de poner el poder en el otro y hacernos cargo de nuestro propio poder, sabiendo que en esa nueva vía en la que ya transitan miles de vagones seremos nosotros los comandantes de nuestro camino, siendo partes activas y teniendo una mayor visibilidad en el camino.

Actualmente hay miles de personas que han descubierto que detrás de la puerta, en ese vagón, está el centro de mando y de control que antes habíamos ignorado por permanecer pasivos e inactivos sabiendo que una locomotora nos impulsaba…

Conocer esto en la nueva era nos ayuda a tomar conciencia de ser partes activas en el viaje, nos da más visibilidad, ya que antes solo teníamos 4 pequeñas ventanitas por donde mirar (solo mirábamos la vida con los ojos de la cuarta dimensión), por las cuales se filtraba muy poca luz. Ahora que descubrimos nuestro propio motor (el centro de control de nuestro vagón) notamos que se abre una inmensa, gigantesca visibilidad del camino que estamos transitando, por donde solo ingresa luz e ilumina a todo el vagón que antes estaba oscuro y adormecido (la 5ta abertura del vagón, la puerta, puede iluminar la parte de atrás del vagón, es decir, la 3ra dimensión + el tiempo: 4D).

El portal 11:11 es una oportunidad de tomar conciencia que cada uno de nosotros transita la vida adentro de un vagón. En nuestro vagón hay una puerta que quizá jamás hayamos visto o prestado atención por el simple hecho de estar distraídos o poniendo la atención en la locomotora que nos lleva.

El espíritu nos invita a abrir esa puerta, ese “portal”, para expandir nuestra visión hacia la luz y tomar conciencia que somos nosotros los conductores de nuestro propio camino.

Detalles de la metáfora:

  • Las 4 ventanitas que apenas dejan mirar la realidad que se vive afuera y que apenas deja que se filtre la luz, representa metafóricamente las 4 dimensiones que vemos y tocamos en nuestra vida humana.
  • La puerta que siempre estuvo ahí para ser abierta representa una quinta abertura en el vagón. La puerta simboliza a la “quinta dimensión”, ya que mirar la vida desde la quinta dimensión es diferente que hacerlo desde la cuarta. Estamos ascendiendo a una humanidad de quinta dimensión que significa salirnos de lo que siempre vimos y tocamos, expandir nuestra conciencia y permitirnos tomar contacto con un universo más sutil, energético, interdimensional, que siempre estuvo ahí, pero al que apropiadamente podemos acceder ahora gracias a la nueva disposición de la rejilla de la tierra y sus nuevos atributos para catalizar nuestro despertar.
  • Experimentar el viaje de la vida a través de la quinta dimensión representa pararnos en el “ahora” del camino y ver la totalidad que está aconteciendo. Si transitamos el viaje atrás del vagón, donde solamente tenemos las 4 ventanitas, solo podemos ver para atrás o para adelante del camino (tiempo lineal: pasado y futuro), pero no vemos la totalidad del “ahora” como sí podemos hacerlo cuando estamos adelante en el “centro de control y conducción” de nuestro vagón. (cuando transitamos la vida desde una expansión de la conciencia, desde una quinta dimensión)
  • Los vagones que siguen soldados en el viejo camino al mismo tren de siempre impulsado por una locomotora representa la vieja energía que sigue atada al drama del karma humano, siguen ensamblados mirando solo la realidad a través de las 4 ventanitas del vagón, sin detener a observar demasiado en el camino y en su propio vagón; algunos ni siquiera se dan cuenta que tienen una puerta y otros la ven o saben que está ahí pero no se animan nunca a ver qué hay más allá de la puerta.
  • En el nuevo riel no hay karma ya que nos desoldamos de los otros vagones, vamos viajando juntos, en el mismo carril, pero cada uno en su propio vagón y centro de comando… es una metáfora de que cada uno maneja su propio vagón sin chocarse en el camino.
  • ¿Quién maneja la locomotora en el viejo riel?, ¿qué representa la locomotora en el viejo riel en el cual aun siguen transitando muchos vagones?…

El viejo riel y la locomotora en el cual siguen viajando miles de vagones soldados unos con otros, representa el drama que mueve la vida del viejo humano. El caos de los problemas, la retroalimentación de lo mismo de siempre y el círculo vicioso en el que permanecimos casi la mayor parte de nuestro linaje de vida. Salirnos de ese viejo riel es cortar con la cadena de ADN que ya no precisamos para continuar con éste viaje, por un nuevo riel, por un nuevo camino.

  • ¿Quién conduce el vagón en el nuevo riel y camino?.

El ser humano de quinta dimensión en conexión constante con su divinidad.

El humano de quinta dimensión sabe que es responsable de su propio viaje y que es él quien co-crea activamente con su ser superior y guías espirituales para manifestar las cosas que desea en el ahora de su vida.

El conductor de la nueva era sabe que es él quien co-crea su propio destino y que de él depende su tránsito en este camino: la vida.

Abrir la puerta del vagón y ver que allí adelante hay una inmensa visibilidad es ver la vida con los ojos interdimensionales del yo superior.

Por María José Bayard
https://simboloscuanticos.com

Esta canalización ha sido publicada gratuitamente con el fin amoroso y voluntad de elevar la conciencia espiritual del ser humano. Puedes difundir la misma las veces que desees, siempre que se publique el texto completo mencionando a la autora y fuente: https://simboloscuanticos.com Por lo tanto no se autoriza la circulación del mismo con fines económicos ya que cada contenido de ésta página se encuentra protegido por los derechos de autor. ¡Muchas gracias!.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 11 =

Para evitar los comentarios o mensajes Spam por favor responde a la siguiente pregunta *