Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Abr 4, 2013 in Canalizaciones Kryon | 0 comments

Kryon: José, El carpintero de la Nueva Era

Kryon: José, El carpintero de la Nueva Era

Canalizado por María José Bayard en Abril del 2012

Había una vez un carpintero llamado José.

José hacía todo tipo de trabajos en madera: muebles grandes y también se especializaba en piezas pequeñas, era conocido en el pueblo por su forma poco convencional de trabajar. Se decía que José además de tener el oficio de la carpintería lo combinaba con alquimia, sabiduría y enseñanzas de vida.

Un día un joven del pueblo se acercó a su taller de carpintería para encargarle un trabajo muy especial. El joven precisaba encargar un objeto muy importante: quería realizar un cofre para poder tener un lugar donde guardar su tesoro.

Al joven le habían hablado desde muy pequeño acerca de que todos tenemos nuestro propio tesoro y que es nuestra tarea encontrarlo en la vida…, entonces el joven pensó: “si descubro mi tesoro tendré que tener un lugar donde guardarlo”. En el momento de encargar ese trabajo a José, el carpintero, el joven le explicó que quería ese cofre para tener un lugar donde guardar su tesoro en el momento que lo encontrase. Finalmente el joven solicitó este trabajo a José y se puso manos a la obra.

Al cabo de unos días, José terminó el trabajo del cofre y llamó al joven para que lo fuese a retirar. Cuando el joven llegó al taller de carpintería se encontró con una gran sorpresa: José, el carpintero, había terminado su cofre tal cual lo había solicitado pero con excepción de un detalle que él no había pedido en su encargo. José había realizado una enorme llave color dorada con una abertura en el medio del cofre por donde se ingresaba y se abría aquel objeto tan preciado. El joven, asombrado, le preguntó: “¿por qué se ha tomado usted el atrevimiento de hacer ese detalle que yo no he solicitado en el cofre ?”. A lo cual José le respondió: “Esta llave es tuya y solo tú puedes usarla para abrir el cofre; en realidad olvidaste solicitar este detalle tan importante para el lugar donde guardarás tu tesoro. Pruébala y abre el cofre para que te asegures de que funciona correctamente”, dijo José, el carpintero, en tono amoroso.

El joven quedó sorprendido y pensativo por la situación que se le presentaba en ese momento. “¡Es verdad!”, pensó el joven, “he olvidado solicitar ese detalle a la hora de mi encargo”.

El joven, un poco sorprendido y desprevenido por la situación dijo: “Mejor pruebe la llave usted señor José, ya que es usted quien tiene la experiencia, yo lo observaré desde aquí y así nos aseguraremos que la llave del cofre funciona a la perfección”.

“No”, enfatizó José. “Esta llave y este cofre fue creado para tí, para que guardes tu tesoro, por lo tanto solo funcionará contigo; está hecha a tú medida: la medida de tus manos, tu SER, tu impronta y tu propio espíritu”, dijo José con toda confianza y fe en lo que estaba hablando.

El joven se sorprendió nuevamente, no esperaba esa respuesta de parte de José. Luego de pensarlo unos momentos dijo en un tono incrédulo y burlón: “Eso que usted dice señor José no puede ser posible, la llave ingresará en la abertura y funcionará con cualquier persona, por lo tanto le propongo que la pruebe usted para ver si eso que usted dice es cierto”.

Con buen ánimo y confianza, José tomó la llave en sus manos y dijo: “Bien… la probaré ahora”, y eso fue lo que hizo. Misteriosamente la llave ni siquiera pudo ingresar en la abertura del cofre, fue como una fuerza que la expulsó y no permitió que ingresara y abriera el cofre.

El joven estaba estupefacto y más sorprendido que al principio, pensó: “esto debe ser obra de un gran truco de magia, seguramente José me dirá ahora que además de carpintero, en sus tiempos libres, practica la magia y esto que me ha hecho es producto de su hobbie para salir de la rutina del trabajo en la carpintería”.

Con un ánimo de desconfianza, el joven se acercó a José le pidió la llave y le dijo: “présteme la llave, ahora probaré abrirlo yo”.

José le entregó la llave con toda seguridad y le dijo: “con gusto, toma tu llave”. El joven la tomó en su mano, se acercó hacia el cofre y en su primer intento por introducirla en la abertura la llave ingresó abriendo inmediatamente el cofre. Cuando este se abrió desplegó una luz dorada muy hermosa, la cual causó en el joven una enorme emoción. Rápidamente una oleada de sensaciones corrieron por su cuerpo, estremeciendo su piel y activando en él una gran energía. Sin darse cuenta sus ojos se llenaron de lágrimas que caían sin poder contenerlas ni dominarlas en ese momento… Algo se había encendido en él…

En ése momento, José, el carpintero de la Nueva Era, soltó una mirada de amor hacia el joven y le dijo: “Lo más valioso que tienes es tu propia divinidad, ése es tú tesoro y esta es tu llave, sólo tú tienes el poder y permiso para abrir tu cofre de divinidad”

Y así es.

Kryon

Reflexiones por María José Bayard

A todos nos han enseñado o nos han dicho que tenemos un tesoro, que somos valiosos y que el día que descubramos ese tesoro nos daremos cuenta de lo que realmente somos… Hay personas que pasan por esta vida sin descubrir su verdadero tesoro: su divinidad.

En la historia vemos que un joven (impulsado por lo que le habían dicho de su tesoro) quiso (linealmente) fabricar un lugar para guardar su tesoro para el día que lo encontrase. El personaje de la historia, el carpintero, le da una enseñanza de vida, mostrándole que él había olvidado “la llave” que lo conduciría a descubrir ése tesoro.

Esa llave es la nos conduce a encontrar y descubrir nuestro verdadero tesoro, el cofre es una metáfora de nosotros mismos, de nuestro propio cuerpo donde vive nuestro tesoro: somos nosotros quienes tenemos la llave (nuestra intención) de abrirlo, ésa llave no funciona con otra persona o no existe otra persona a la cual nosotros podamos darle nuestra llave para que abra nuestro tesoro, ya que no funciona de esa manera.

La historia refleja fielmente al antiguo humano que prefiere dejar que otro tome “su llave”, por temor a hacernos cargo de nuestra propia responsabilidad. Sucede que hacernos cargo de nosotros mismos, ser responsables de nuestro propio poder es sinónimo de dejar de lado la victimización. Nosotros tenemos la llave y que solo abre con nuestras manos, que metafóricamente es nuestra “intención”, nadie excepto nosotros puede descubrir y activar nuestro cofre de divinidad…

¿Quién es el carpintero de la nueva era?

Este personaje es el trabajador de la luz que posee atributos interdimensionales y comprende la trama de la vida. El carpintero es el “facilitador” que brinda claridad, experiencia y sabiduría a quienes se cruzan por su camino.

“El trabajador de la luz puede mostrarte el camino, tiene las herramientas que te permitirán abrir tu cofre de divinidad, pero sólo eres tú quien puede abrirlo” En la historia José le brindó los elementos, su llave y su cofre, pero sólo el joven podía abrirlo.

¿Cuántos carpinteros como José hay ahora en la nueva era?

Muchos, y son todas aquellas personas que ya han activado su propia conciencia y poder interior y están colaborando a que otras personas puedan hacerlo.

Gracias a todos los lectores de esta historia que han llegado hacia este mensaje para poder tomar esa llave, activar el poder de responsabilización y abrir, cada uno, su cofre de divinidad.

Canalizado por María José Bayard en Abril del 2012

Esta canalización ha sido publicada gratuitamente con el fin amoroso y voluntad de elevar la conciencia espiritual del ser humano. Puedes difundir la misma las veces que desees, siempre que se publique el texto completo mencionando a la autora y fuente: https://simboloscuanticos.com Por lo tanto no se autoriza la circulación del mismo con fines económicos ya que cada contenido de ésta página se encuentra protegido por los derechos de autor. ¡Muchas gracias!.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − 3 =

Para evitar los comentarios o mensajes Spam por favor responde a la siguiente pregunta *