Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Abr 4, 2013 in Canalizaciones Kryon | 0 comments

Kryon: Las Casas, De la vieja a la nueva energía

Kryon: Las Casas, De la vieja a la nueva energía

Amados, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Reciban nuestro cariño, el ingreso y el amor del espíritu en este momento.

Hoy queremos brindarles una metáfora acerca del paso de la vieja a la nueva energía y realidad… en otra ocasión ya hemos brindado esta misma metáfora, solo que dentro de otro contexto en una historia diferente a la de hoy… Nuestro deseo ahora es resumir la esencia de la naturaleza en el camino de la “vieja” a la “nueva” energía y hogar.

Querido lector en esta historia te invitamos a que seas tú el principal protagonista…

Las casas…

Tú vives ahora en una casa, la cual corresponde a tu “vieja casa”… Has vivido allí por años, siempre has estado acostumbrado a ver y vivir la vida dentro de ella. No conoces lo que es vivir en otra más nueva y tampoco sabes dónde buscarla…

Un buen día alguien te comenta acerca de la posibilidad de adquirir una nueva casa para vivir, es diferente, es nueva, tiene atributos y cualidades diferentes a la casa que tú tienes ahora. La que tú tienes en éstos momentos es una casa vieja, antigua, los ambientes son oscuros y necesitas de gastar mucho dinero en luz artificial; eso te cuesta tiempo y trabajo tener que pagar y como has vivido toda la vida acostumbrada/o a eso ya lo has naturalizado. Esa casa en la que vives además requiere de un cuidado de vez en cuando, ya que los techos se están cayendo, las paredes están un poco agrietadas, todo requiere de tiempo, energía y dedicación. Tener que mantener aquella vieja casa, en la que supongamos vives en éstos momentos, es algo que te lleva mucho desgaste de energía. Pero tu no sabes lo que es vivir en una casa diferente…

Un buen día te encuentras con un amigo que te aconseja salir de esa vieja casa en la que vives; te hace ver que existen otras realidades que son mucho mejor y que tu no habías contemplado antes por el simple hecho de desconocerlas. Entonces hablas con éste amigo y te brinda amorosamente una serie de consejos para poder salir de la vieja casa y poder encontrar una nueva que te siente mejor y en la cual no tengas que gastar tanta energía.

Finalmente emprendes el recorrido hacia la búsqueda y un buen día te encuentras con que has perdido la vieja casa, pues los techos se te han caído por completo y ya no tienes donde vivir… Tomas tus cosas, las pocas que puedes llevar contigo, ya que no tienes donde dejarlas y te marchas en búsqueda de tu nuevo hogar. Sucede que al principio te sientes triste pero a la vez entusiasmado/a porque no conocías la existencia de ésta nueva realidad; tu amigo te aseguró que existen casas que son nuevas, mucho más bonitas y encantadoras que la que tu habitabas y en donde podrías vivir en paz, sin desgastar tanta energía en los constantes revoques y luz artificial que tenías que gastar en la antigua casa.

Entonces comienzas a ver que los días empiezan a pasar y tu nueva casa todavía no aparece. Te encuentras ahora sin la antigua casa y sin la nueva. Tu alma se siente sola, vacía y no sientes otro remedio más que querer regresar a la antigua casa; piensas: “Quizá sería mejor regresar, intentar subir nuevamente los techos, revestir un poco mejor las paredes llenas de humedad y ver cómo puedo arreglármelas…”

Pasan los días, las semanas, las horas y te encuentras a la deriva, no sabes qué hacer: si volver a la antigua casa o seguir esperando a que la nueva aparezca. Aún no has recibido ningún indicio o seguridad de que la nueva casa te estaría esperando, sencillamente hay algo en tu corazón que te impulsa a seguir andando.

Resulta que en el camino comienzas a perder algunos de tus objetos más preciados, aquellos que habías logrado tomar cuando abandonaste la primera casa. Tu espíritu se indigna hasta alcanzar un cansancio que una noche dices: “¡Dios!, ¡me has abandonado!, ¡qué he hecho yo para merecer esto!…”. Y una voz en tu conciencia te dice: “Tu no has hecho nada que otros no hayan hecho alguna vez en el planeta de la libre humanidad y es querer cambiar; por lo tanto esto que te está pasando es el camino que todos deben atravesar para pasar de una vieja a una nueva casa y hogar”.

Éstas palabras quedan resonando en tu conciencia y tu piensas que esa frase es producto de tu imaginación y no lo es. Tú has preguntado, “¿Dios, qué he hecho yo para merecer esto?”, y Dios te ha contestado y te ha dicho que “tú decidiste querer cambiar”… Entonces al comprender el juego de la respuesta te indignas más y más y gritas hacia el cielo: “¡Dios, dame una respuesta o dime qué debo hacer porque ya no aguanto más ésta situación!”. Y en ese momento, con esa fuerza en la energía de tu petición, el espíritu, Dios, escucha tu llamado. Lo hace por dos razones principales: primero porque vio tu deseo de encontrar tu nueva casa y en segundo lugar por haberle pedido que te dijera qué es lo que tú debías saber para conseguir aquella nueva casa.

Esa noche duermes profundamente en el pastizal de un parque y sueñas con la sensación de estar durmiendo en la nueva casa; te acuestas pensando en cómo se sentiría el bello aroma de las flores de tu nuevo jardín, en cómo sería tomar una ducha en un bello y nuevo toilette, en cómo sería vivir en un lugar sin humedad y en un lugar con luz y limpio…

Al día siguiente te levantas, miras a tu alrededor y todo sigue igual, vuelves a la realidad y te das cuenta de que todo había sido un sueño, no estabas en tu nueva casa, ni disfrutando de un bello jardín, ni duchándote en un cómodo baño; solo había sido un sueño… Piensas que quizá debías haber regresado a tiempo a la antigua casa ya que ahora, luego de que ha pasado mucho tiempo ya no debe estar más, alguien habrá ganado el terreno o habrá ocupado el lugar…

Tomas las pocas cosas que te van quedando en el camino, en éste caso un libro y un CD de música folklórica y continuas tu camino en búsqueda de alguna solución. Comienzas a caminar, miras a tu alrededor, observas al mundo que te rodea con un cierto aire de desamparo total pensando en el gran error que quizá cometiste: “haber escuchado y creído en tu amigo”. Tu mente intenta engañarte, se genera una dualidad de pensamiento muy grande; por un lado quieres volver y por otro hay algo que te impulsa involuntariamente a seguir buscando.

Ese día cuando está atardeciendo, comienzas a vislumbrar una tenue luz al final del camino; comienzas a caminar más rápido… la luz parece estar bastante lejos como a unos kilómetros de distancia. Piensas que quizá sea una ilusión de tu mente, piensas que a éstas alturas todo podría ser posible. Pero hay algo en tu paso que te dice que vayas y que continúes; lo haces y te sigues apurando aún más porque la noche ya está casi por caer.

A los pocos minutos oscurece de golpe y hay algo en ti que te dice que no puedes abandonar el camino justo en el tramo final. La luz tenue se vuelve poco a poco más incandescente, brilla cada vez más fuerte en la medida que te vas acercando. En ese momento comienzas a darte cuenta de que se trata de una bella y maravillosa casa; temes con que esté ocupada o sea para alguien que la haya estado esperando antes, sin embargo cuando te acercas a la puerta en la entrada está escrito tu nombre en idioma Arameo. Sabes que es Arameo porque abajo dice la traducción, la entrada de la casa dice: “Tu Nombre…”, “Esto es para ti”.

“¡No puedes creer lo magnífica que es la casa!…”. La puerta de entrada se encontraba abierta y la casa tiene una luz que hace vibrar cada una de tus células. Ingresas y recorres cada parte del lugar. Es acogedor y se vibra una energía de paz, te sientes emocionada/o y gritas hacia el cielo: “¡Gracias Dios!, ¡me has escuchado!”, y sientes una voz que te responde: “¡Gracias mi querida/o es porque tu lo has solicitado!”. Y allí termina la historia.

Seguramente te estarás preguntando muchas cosas, como por ejemplo ¿por qué tuvo que pasar tanto tiempo sin casa?, ¿por qué la antigua casa le consumía tanta energía?, ¿por qué en la antigua casa nunca había podido sentir la paz que sí sentía en la nueva?, ¿por qué al salir de la vieja casa recién allí se había podido comunicar con Dios, el espíritu, y antes no?.

Éstas son todas preguntas a los interrogantes humanos, puedo sentir en éstos momentos emocionar a más de un corazón con la bella historia, pero déjenme decirles que se trata nada más y nada menos que su magnífica historia, del viaje que realizan ustedes en ésta nueva era, de pasar de una antigua casa de oscuridad a una nueva casa de luz, paz y abundancia.

Son los nuevos dones del espíritu y están a su alcance para que los puedan solicitar…; eso sí, tendrán que pasar por un período de tiempo que será necesario y apropiado para purificarse durante la experiencia, sin vieja ni nueva casa; en ese camino y período de transición es donde deben sacar al verdadero “guerrero de la luz”, es donde no pueden desistir, es donde su ego estará más expectante que antes para recordarles lo conveniente que es regresar a la antigua casa.

Esto mi queridos es por lo que pasan todos los que deciden vivir en la luz, es el camino que han realizado cada uno de ustedes que hoy se encuentran aquí, o es el camino que está aconteciendo en éste momento para sus vidas. Quizá éste mensaje te ayude a no decaer, quizá éste mensaje haya llegado en el momento apropiado, justo antes de que decidas volver a tu antigua casa… Por ello te digo que tengas fe y confianza que para cada uno de ustedes hay una casa tiernamente diseñada, con los gustos y cosas que a cada uno le gustaría tener, con la energía y forma que siempre han deseado; con esto no me refiero solo a cosas físicas o materiales sino especialmente en el sentido espiritual y emocional.

Podría decirles que ése es el viaje que han realizado muchos de los trabajadores de la luz en ésta nueva era y es el “boleto hacia el cambio” que ya están comprando miles de almas que han decidido transmutar sus vidas.

El cambio y celebración en la nueva energía siempre se produce y llega, siempre y cuando se haya logrado la limpieza y purificación en el viaje, en la transición, que es donde ustedes ganan en maestría, en aprendizajes y gracias al cual adquieren la experiencia necesaria para ayudar en la guía de los demás humanos que recién inician y están tomando la iniciativa de cambiar hacia la nueva casa.

Fíjense en el siguiente detalle… y es que nosotros, el espíritu, los guías, ser superior, siempre estamos con ustedes, en la vieja y la nueva casa, pero hay una diferencia entre una y la otra ya que si te encuentras en la antigua casa estarás tan ocupado arreglando los techos que se te caen y las paredes que se te agrietan que el tiempo y la energía estarán enfocados en esos aspectos terrenales, en cambio en la nueva casa todo estará tan en armonía y todo funcionará tan bien que la atención la tendrás puesta en tí, en tu propia conciencia, bienestar interior y no exterior.

Ésta es la historia que les quería contar…

Y así es.

Kryon

Canalizado por María José Bayard
https://simboloscuanticos.com

Esta canalización ha sido publicada gratuitamente con el fin amoroso y voluntad de elevar la conciencia espiritual del ser humano. Puedes difundir la misma las veces que desees, siempre que se publique el texto completo mencionando a la autora y fuente: https://simboloscuanticos.com Por lo tanto no se autoriza la circulación del mismo con fines económicos ya que cada contenido de ésta página se encuentra protegido por los derechos de autor. ¡Muchas gracias!.

REFLEXIONES

Mensajes y enseñanzas de la historia (Por María José Bayard)

Con el tiempo… luego de recibir este mensaje por el amado Kryon, lo he leído y releído y he encontrado algunos detalles que me gustaría compartir contigo.

  • Acerca de la analogía de la “casa”

Para nuestra cultura “la casa” es la estructura que nos contiene, es el lugar donde dormimos, donde pasamos parte de nuestra vida, es nuestro “hábitat”, nuestro ecosistema… En nuestra casa guardamos nuestras pertenencias, objetos, recuerdos…

¿Por qué Kryon elige la analogía de “las casas” para identificar el paso de una vieja a una nueva energía?

Porque el paso de una casa vieja a otra nueva es como una nueva estructura donde vivir, en otras palabras sería como decir: “el tránsito de un viejo estado de conciencia o realidad a uno nuevo”

Pasar de una casa a otra requiere de toda una mudanza, y en la misma, se dejan muchas cosas; no sólo cosas materiales, sino también recuerdos, momentos vividos, etc. La mudanza de una energía a otra (de una casa a la otra) es la representación clara que nos quiere mostrar Kryon en el mensaje anterior.

  • Acerca de la costumbre en la “vieja casa”

¿A cuántos de nosotros nos ha pasado de acostumbrarnos a una realidad y creer que eso era lo natural hasta que conocimos otro estado y vibración diferente?…

A muchos nos ha sucedido el hecho de acostumbrarnos a un perfil, situación, drama, etc. Y como eso representa “lo conocido” el “área de confort” en el que siempre nos hemos manejado nos cuesta salir de un estado de “pasividad” para entrar en un estado de “actividad”. ¿”Actividad” en qué sentido?… en el sentido de estar “activos” con nuestra conciencia y poder interior.

El estado de oscuridad en la vieja casa ignora el estado de luz de la nueva casa, es decir: “la oscuridad ignora a la luz”. Personalmente me ha sucedido. Viví 23 años (¡¡¡8.395 días!!!) con una conciencia adormecida ignorando la luz, viviendo bajo el drama de la vida, llena de problemas, angustias, tristezas profundas que intentaba tapar o esconder con adicciones, entre otras cosas. Fueron muchos los años que regué, por decirlo de alguna manera, una conciencia inactiva y oscura… hasta que un día algo se activó en mí… Eran tantos los problemas que tenía y que no podía sobrellevar… cargaba con un equipaje tan pesado que un día se despertó en mi la guerrera de la luz que llevaba dentro; a partir de ese momento el poder de co-creación fue tan grande que decidí salir de esa “vieja casa” o “estado de conciencia” en el que había vivido: ignorando la luz, escondiendo y tapando mis sentimientos.

Finalmente el día que pude salir de ese estado de “ignorancia” y oscuridad comencé a ver un poquito de luz, y poco a poco fui despertando y transitando el camino del autoconocimiento: encendiendo la luz, el amor…

Si miro para atrás, casi que no recuerdo la sensación de estar en la “vieja casa**”, la he olvidado por completo… he olvidado los sentimientos que tenía en ese momentos, ya que hoy me encuentro totalmente neutral con respecto a los problemas que sufría en ese entonces. ¿Olvidé mis recuerdos y todo lo que viví alguna vez?… No, no lo olvidé, están en mis recuerdos, solo que ahora me encuentro totalmente neutral a aquellas viejas vivencias, que representaban mi vieja casa de oscuridad.

**hablo de la vieja casa como mi viejo estado de conciencia, la vieja energía, mi antigua “yo”

  • Acerca de la “vieja casa” y las cargas del ADN ancestral

La antigua casa tiene muchas cargas en su ADN, ésta es una metáfora de las cargas en el ADN que tiene impresa la vieja energía.

Mantenerse dentro del esquema de la antigua casa o realidad demanda mucha energía, hasta que un día conoces, o alguien te muestra, que existe otra realidad. Cuando llega ese día, se produce un glorioso y sagrado momento de “despertar”.

  • Acerca de los atributos negativos de la “vieja casa”

Los ambientes de la vieja casa son oscuros… como dice la historia (en forma de metáfora) se requiere gastar mucho dinero y energía en mantener tanta luz artificial; ésta es una analogía de lo que significa la demanda de energía que provoca el hecho de vivir inundado de problemas, de oscuridad y desequilibrios en la vida humana.

Los techos se caen y las paredes tienen grietas. Por más que se intenten tapar con revoques, los problemas de aquellas paredes son más profundos que un simple revoque; hoy se tapan y mañana vuelven a resurgir. ¿Qué significa esto?, ¿qué nos quiere decir Kryon con esta metáfora?

Que en muchas ocasiones, viviendo en la antigua casa, preferimos tapar o esconder superficialmente los problemas por miedo a enfrentar “el gigante” o la profundidad que éstos tienen; al enfrentarlos se produciría un fuerte debilitamiento del “ego” y se transmutaría un estado de oscuridad en uno de luz y amor. Realizar este movimiento energético implica dejar atrás el viejo estado de conciencia para abrirse a uno nuevo, es decir: salir de la vieja casa y mudarse (metafóricamente) a la nueva…

Mantener todo el viejo esquema es un gran desgaste, ¿por qué no ir a la raíz del problema y arreglar los acontecimientos cotidianos (las grietas de las paredes) desde la raíz?… ése es el trabajo que nos propone la nueva era. La nueva energía nos invita y abre la puerta al despertar, para sanar nuestra vida y limpiar las cargas del ADN, para lo cual es necesario iniciar un viaje y camino de evolución. Se requiere neutralizar y sanar el origen de los problemas actuales y de esa manera cambiarlos desde la raíz. La raíz esta en el ADN interdimensional.

Lo que hay que pagar de luz artificial en la vieja casa (la luz que en la nueva casa es natural) representa todo el desgaste energético, emocional, mental y espiritual que produce estar navegando en medio de la tormenta todo el tiempo, intentando que ésta acabe alguna vez…

¿Se puede salir de la tormenta? Sí, claro que se puede, si no se pudiera ¿de qué valdría nuestra existencia en esta tierra y el poder de auto superarnos y el camino de ascensión?… como bien dice la palabra: “camino de ascensión”. Es un camino que comienza un día y luego se van transitando diferentes estadíos, momentos y circunstancias, pero dentro de ese camino nunca estaremos en el mismo lugar, ya que un camino es para ser transitado y vivido, si no se recorre se permanece estancado o estático en algún lugar, eso probablemente genere que nuestra conciencia también se estanque y no continúe con el avance.

  • ¿Qué sucede cuando viviendo en la vieja casa se conoce intelectualmente que existe otra realidad?, ¿es posible ignorar esa realidad y decidir quedarse en la vieja casa?

Si, claro que es posible. De hecho hay quienes lo hacen a diario. La vieja y la nueva energía conviven constantemente, hay una diferencia entre una y otra visión. La vieja energía ignora a la nueva, en cambio la nueva si conoce y reconoce la vieja, ¿por qué?… En primer lugar porque la nueva energía para llegar a ser nueva energía en algún momento fue vieja, por lo tanto conoce lo que es vivir en ambos estados. En segundo lugar recuerda que “la oscuridad ignora la luz”, en cambio la luz sí conoce la oscuridad, la mira con compasión, porque sabe que está carente de amor, esta vacía…

A veces sucede que las personas co-existen en un ambiente donde se respira un aire de gente que vibra en la nueva energía y gente que aún vibra en la vieja. ¿Qué quiere decir el humano de la nueva energía y de la vieja energía?

La vieja energía es el humano victimizado, inundado del drama de la vida, lleno de problemas y que no encuentra ni busca una verdadera solución. El viejo humano es aquel que se retroalimenta del mismo drama de siempre y gira como un disco rayado que parece no tener fin en una misma rueda que lo hace reproducir a cada momento los mismos sentimientos, emociones y situaciones de dolor, angustia, u oscuridades de siempre.

La nueva energía es el ser humano que ha despertado a una nueva realidad, a una realidad de luz, amor, paz, armonía. Es aquel que en vez de crear oscuridad ante los problemas y desafíos de la vida elige crear luz. Es el humano que vive activo con su conexión divina, con su ser superior, con su propio espíritu y divinidad.

Sucede que cuando una persona que vive en la vieja energía ve a alguien que está manifestando la nueva, a veces, no la codifica. De todas formas la ve, pero puede ser que sea tanto y tan grande el estado de desequilibrio que verdaderamente la ignora. ¿Por qué la ignora?, ¿acaso no es mejor mirar la luz y tener más claridad?… Sí, claro que es mejor, solo que salir de un estado de conciencia (de una casa) al otro estado (a la nueva casa) requiere confrontarse con un camino de transición hacia la nueva y un camino de desafíos: habrá que dejar la vieja casa (y conciencia), y como lo narra Kryon en la historia, en el camino hasta llegar a la nueva, no tendremos ni la vieja ni la nueva casa y hogar. Es el camino de transición.

  • Acerca de la mediación entre una casa y la otra

Cuando el guerrero de la luz toma la decisión de vivir en el hogar, inicia el camino que lo conducirá hacia éste. En el medio pueden suceder muchas cosas… seguramente se deberá dejar equipaje (metáfora de dejar emociones, traumas, rencor, etc)… pero la mediación entre un estado y otro suele ser el estadío más difícil y desconcertante para el ser humano, ya que no te encuentras ni en un lugar ni en otro. No podemos pasar toda la vida con un pie en una casa y otro pie en otra… Kryon dijo una vez que estar en medio del camino y decidir volver a la vieja casa, es decir, recaer nuevamente en la oscuridad, puede ser aun más desequilibrante.

En la transición se genera el “vacío” para luego poder completar y llenar ese espacio con la nueva realidad y estadio de luz.

  • ¿Por qué durante el camino de la vieja a la nueva casa se pierden cosas u objetos de los cuales nos tenemos que desapegar?

Porque apropiadamente tenemos que liberar y purificarnos durante el viaje. Si has leído la canalización “Parábola: El Zapatero” verás que el personaje de la historia tuvo que liberar sus emociones y descargar todo el peso acumulado durante sus años de existencia para poder sentirse mejor y purificar su espíritu.

“Una vieja energía tiene que morir para que una nueva renazca”. “En el camino de evolución vamos dejando cosas; sencillamente porque ya no serán necesarias para el próximo estado al cual deseamos arribar”

  • La metáfora del sueño…

Como habrán leído en la historia, antes de llegar a la nueva casa, el personaje (tú) soñó la noche anterior que ya estaba en la nueva casa: soñó con el nuevo jardín, con tu nuevo baño, etc, sintiendo y vivenciando cómo era vivir allí. ¿Qué quiere decir esto?… en ese sueño kryon nos habla (en forma de metáfora) de “sentir el sentimiento de estar viviendo la nueva realidad”, “conectarse con la realidad cuántica que deseamos” aunque no lo estemos viviendo de forma literal, sino en un estado cuántico como lo es en este caso el sueño.

Probablemente nos haya querido transmitir esa metáfora para conocer que podemos sentir el sentimiento y activar en el campo de las infinitas posibilidades el estado o realidad al que deseamos arribar en la 4D.

  • Acerca de los atributos positivos de la “nueva casa y hogar”

La nueva casa es hermosa, se vibra una energía muy especial… se siente paz, armonía, felicidad, amor, hace vibrar las células (analogía de activar nuestra divinidad)… todo funciona perfectamente y tiene luz natural.

  • El tramo final del camino…

Justo en el tramo final, se genera una gran dualidad, por un lado piensas que deberías regresar o haber regresado a tiempo, pero por otro lado hay algo que parece querer seguir adelante. ¿Qué nos puede querer decir esto?… Por un lado que el perfil y estado de luz nos conduce hacia adelante, nos dice que hay una fuerza que nos empuja a seguir. Pero por otro lado se genera una dualidad ya que el estado de oscuridad quiere regresar a atrás, la oscuridad se pone en alerta y quiere regresarnos al viejo lugar.

  • Qué sucede cuando ve la nueva casa y realidad…

Cuando ve la nueva casa y realidad es tan bella y diferente que no lo puede creer. Piensa que quizá sea de otra persona, no puede creer que sea para él o ella (para tí). En esta expresión de la historia hay un tema de autoestima y merecimiento.

De generación en generación hemos heredado este tema del merecimiento y de que hay esforzarse en la vida para lograr las cosas, hay un tema con el sacrificio… en el mayor de los casos nadie nos enseñó que nosotros merecíamos la abundancia y prosperidad divina mientras habitáramos la tierra.

Vivimos en la cultura del sacrificio. Donde todo lo que se desee conseguir en la vida debe costar, y el día que lo conseguimos ya no tenemos la salud ni la energía para disfrutar de aquello que hemos logrado. Una sociedad muy exigente y rígida que nos ha acompañado en el ADN interdimensional hasta el día hoy.

En una entrevista se le preguntó al Dalai Lama: ¿Qué es lo que más le sorprende de la humanidad?

A lo cual él contestó:

«Los hombres, porque pierden la salud para acumular dinero y después pierden el dinero para volver a recuperar la salud.
Y pensando en el futuro, no viven el presente, de tal suerte que ni viven el presente ni el futuro.
Viven como si no fueran a morir nunca y mueren como si nunca hubieran vivido.»

  • Finalmente: acerca del nombre en la puerta de la nueva casa y hogar:

Todos tenemos el potencial de luz.

Interdimensionalmente todos tenemos nuestra casa y hogar, allí se encuentra escrito nuestro nombre. Cada ser humano la tiene, ésa casa es la casa del amor, la paz, la abundancia, la armonía, la espiritualidad, la abundancia divina.

La puerta de la nueva casa se encontraba abierta. La puerta interdimensional que nos conduce a la luz siempre está abierta, no tiene candados… el humano es en sí mismo la llave que puede abrirla cuando así lo desee.

“Tu deseo e intención son la llave que puede abrir la puerta hacia la luz”

Con todo mi cariño, amor y servicio.

Así es, así es, así es.

María José Bayard

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + once =

Para evitar los comentarios o mensajes Spam por favor responde a la siguiente pregunta *