Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Ago 28, 2018 in Canalizaciones Kryon, Notas | 0 comments

Movimiento de la Kundalini

Movimiento de la Kundalini

 

> Descarga este mensaje en PDF < 

Desde DELFOS, EL OMBLIGO DEL MUNDO

Delfos es, sin dudas, testigo de los cambios planetarios del pasado, espacio de la antigua emanación de la Kundalini. Esta energía vital del planeta emanó parte de su conciencia desde allí manifestando la cuna de las primeras sacerdotisas, que serían llamadas pitonisas, nombre que se les atribuye por la serpiente Pitón. Claramente ésta asociación a la serpiente se debe al manejo y reconocimiento de la energía sexual sagrada.

El nombre PITONISA da una numerología 40, número kryoniano que nos habla de la energía esencial femenina, nos remite a la energía sexual, al nacimiento de la conciencia trina, el despertar espiritual.

Alrededor del 1.300 a.c este espacio comenzó a prepararse para albergar la consciencia uterina del planeta dando a luz un espacio sagrado representado por un gran vórtice de conexión con el campo magnético femenino, siendo las mujeres las primeras en lograr una conexión en este campo para después poder entregar este cuerpo Ka a hombres sabios que despertaron su alquimia sexual y poder filosófico gracias al auge de este gran portal femenino. En paralelo, a mediados del 1.300 a.c, Nefertiti y Akhenaton hacían lo mismo en Egipto, donde su trabajo se centró en devolver la consciencia y culto al sol, la esencia de la cual todos venimos. Si hablamos de nuestra fuente u origen podemos remitirnos directa y totalmente hacia el sol central, donde todos fuimos uno, desde donde nos fragmentamos, un gran sol dividido en pequeñas porciones, en llamas, cada una portadora de la esencia en la universo. Pero todo este sol fue gestado en un campo magnético, y ese campo es la universo, el útero.  Delfos fue en su momento el fractal de esa esencia, comenzando por las primeras manifestaciones de mujeres, testigos de sus propios oráculos en las cuevas de ese lugar.

Estas pitonisas tomaron consciencia de su gran poder, esto hizo que la consciencia femenina dormida por tantos años pudiera despertar para reconocer la luz esencial que hay en ellas por ser gestadoras y creadoras del fuego, el sol, el campo eléctrico. Cuando estas sacerdotisas tomaron consciencia de esto, comenzaron a reconocer su propio fuego interior que se albergaba en su útero, es decir en su cáliz, siendo este espacio sagrado el nido del fruto de la creación.

Las primeras sacerdotisas recibían sus mensajes e inspiración en las cuevas madres del lugar, poco después creció el número de mujeres que hacían esto y, entonces, el portal se estableció en lo que hoy conocemos como zona arqueológica de Delfos. Estas sacerdotisas imitaban el ritmo de la universo y se conoce por la historia que atendían una vez al año por solo nueve días.

Nueve es un número importante dentro de la numerología cuántica de la universo porque ella extendió su gran campo magnético en nueve tiempos, es decir parió la vida expulsándola, amplificándola y extendiéndola por todo su útero en nueve momentos. Conforme iba creciendo ella iba plasmando un sentimiento, eso es lo que hoy conocemos como números, son las expresiones que ella manifestó al tomar conciencia de lo que estaba pasando en su creación infinita.

Si tenemos que poner una imagen de esto podríamos visualizar esta gran matriz (universo) como lo que es, una gran conciencia viva que respira, entonces, esa expansión se parecería mucho al momento del parto donde el útero de la mujer comienza con las contracciones y expansiones; el útero respira, crece, y se expande y se contrae para pulsar la vida hacia otra dimensión, esto es lo que está haciendo la universo.

Entonces, como suelo decir, si quieres conocer cómo funciona la universo observa la biología de una mujer, allí obtendrás el cáliz encontrado por quiénes despiertan en la nueva era. Las mujeres que luego se dieron a llamar pitonisas eran total conocedoras de esto y sus primeras manifestaciones datan del 1.000 a.c. Delfos se nombró en ese entonces como “el ombligo del mundo” porque precisamente era el lugar desde donde conectaban como portal con el campo de la Madre Cósmica (universo).

Durante la estadía en ese lugar recibí una información muy importante sobre el movimiento de la Kundalini de aquel entonces.

El movimiento de la Kundalini

La Kundalini es la fuerza vital que existe en nuestro cuerpo, en todo ser vivo y en Gaia. Es la conciencia que en el caso del ser humano, asciende por los chakras y se mueve en forma serpenteada transportando la energía, vehiculizando.

La Kundalini reside, aproximadamente, 13.000 años en un espacio físico en el planeta, espacio que puede abarcar varios países y ciudades; para ella no hay fronteras ni separación, todo es uno. Ese período de tiempo corresponde a la mitad de lo que es un año galáctico que dura, aproximadamente, 26.000 años. En ese tiempo se manifiestan subtiempos en donde esta serpiente de luz realiza un movimiento por los cuatro elementos, entonces atraviesa 3.250 años enraizando el elemento fuego (que es el primer cuadrante), 3.250 años en el elemento tierra, 3.250 años trabajando el elemento agua y 3.250 años el aire. En este último período de aire, la Kundalini del planeta comienza a manifestar el último elemento y será entonces cuando los tres anteriores (fuego, tierra, agua) alzarán vuelo y comenzarán a transportar todo el conocimiento trabajado durante los tres períodos anteriores de 3.250 años. Este último ciclo de aire sucedió para nosotros hace más de 3.250 años, entonces estamos hablando de que este movimiento inició cerca del 1.232 a.c , este el tiempo en el que la Kundalini del planeta, situada en Tíbet, India, Nepal y todo el Himalaya, comienza a desplazarse, movilizarse hacia otros espacios extendiendo su consciencia, su vibración.

El aire aviva el fuego, por lo tanto este movimiento de 3,250 años será el que impulse la energía vital para realizar el viaje hacia otro espacio, literalmente alzará vuelo para comenzar a enraizar sus moléculas en otros lugares, llevando el conocimiento plasmado por 9,750 años enraizada en fuego, tierra y agua.

En esta publicación comparto dos imágenes.

  • Con los cuadrantes de elementos que experimenta la energía vital del planeta

  • El recorrido que tuvo y enraizamiento de chakras.

Vemos cómo parte de su esencia atraviesa el punto del Tíbet, India y Nepal, representando el chakra base y sexual; el alto y bajo Egipto representando la conciencia del plexo solar y el corazón, y finalmente el espacio donde se manifestaron los grandes pensadores y pitonisas, los tres chakras superiores (garganta, tercer ojo y corona) en Grecia.

El movimiento de los últimos 3.250 años de la Kundalini manifestando el elemento aire, llevando parte de la conciencia enraizada en el base y sexual (India, Tibet, Nepal) hacia los chakras altos, produjo un movimiento que claramente lo podemos observar en los avatares que dio la conciencia griega, Pitágoras, Aristóteles, Platón, Ptolomeo, entre tantos otros.

Así mismo, este mismo movimiento impulsó a dos faraones que serían olvidados en la historia egipcia que fueron Ajenatón y Nefertiti, a producir el cambio de capital de Tebas a un nuevo espacio que se denominó Tell Amarna, y fue cuando comenzó su verdadero legado a la humanidad. Esto también sucedió dentro del enraizamiento del elemento aire de la Kundalini.

Cabe destacar que entre ciclo y ciclo no hay un “aquí comienza uno y aquí el otro”, es como una paleta cromática de colores donde una realidad se va desplazando y fusionando con la otra.

Chakra Base: Nepal, Tibet

Chakra Sexual: India

Chakra Plexo Solar y corazón: Egipto

Chakra garganta, tercer ojo, corona: Grecia

Los tres periodos anteriores en donde la fuerza vital del planeta experimentó el fuego, tierra y agua fueron de apertura y reconocimiento de la nueva identidad, es la nueva conciencia que adquiere la Kundalini en el nuevo espacio en el que está encarnando, eso dura 3.250 años (fuego); el enraizamiento que es en donde la Kundalini toma total dimensión de lo que está pasando, es un período más estable (tierra). Luego la fuerza vital tiene la consistencia para nutrir y alimentar (agua) porque ya tiene la identidad y la fuerza. Y finalmente, el aire, que es donde todo lo enraizado comienza a desenraizarse poco a poco para llevar lo prendido hacia otros puntos generando un circuito interior, moviendo la energía hacia los espacios aledaños para después producir el viaje al nuevo destino donde la serpiente de luz encarnará por otros 13.000 años y realizar, nuevamente, este mismo ciclo.

Es importante destacar en este momento que esa conciencia se encuentra abriendo el camino (manifestando el fuego) en todo lo que hoy es América del Sur, tomando la energía de Chile, Argentina, Bolivia y Perú. Por 3,250 años la serpiente de luz reconocerá su fuego, identidad en un nuevo espacio. Todo esto producirá un cambio vibracional en todos los reinos y seres que habitan este espacio. Actualmente me encuentro enraizando  un portal “Ashram” en Tucumán, el corazón de la Argentina, lugar desde donde se declara la independencia de España de nuestro país. Lo que recibo al llegar a acá es que la nueva energía ya se encuentra dando los primeros destellos aquí (elemento fuego de la Kundalini) y que los lugares antiguos que albergaron en un pasado esta conciencia (Egipto, Grecia, India, Tibet, etc) ya no tienen más la energía que tenían, puesto que toda esa conciencia del planeta ahora está enraizándose en América del Sur. Así como la Kundalini se encuentra haciendo una transición, nosotros como seres humanos también lo estamos haciendo. De ahí que todavía muchos buscadores regresan una y otra vez a estos espacios en donde antiguamente estaba la Kundalini en búsqueda de un conocimiento que me dijeron “No es Nuevo” , lo nuevo está y estará más anclado en América del Sur.

Los buscadores que se dirigen hacia esos espacios en búsqueda de conexión, activación o apertura no están buscando nada nuevo, se dirigen “inconscientemente” a cerrar ciclos viejos, no a abrir nuevos. El espacio por descubrir y recibir lo nuevo es América del Sur, y me siento afortunada de estar aquí enraizando el primer Ashram del norte de Argentina y nada más y nada menos que en el CORAZÓN DEL AVATAR Argentina, la mujer de Plata. Invito a quien así lo sienta a descubrir el nuevo mundo que está frente y dentro de nosotros, a valorar la joya de plata que somos. Si necesitamos viajar hacia lo viejo para cerrar nuestros ciclos internos lo hagamos, pero recuerden esto:

No podemos quedar retroalimentándonos de ese pasado histriónico puesto que hay una nueva conciencia que nos espera aquí, una nueva fuerza iluminadora que es la Kundalini del planeta pero enraizada en otro lugar, lo cual nos brinda otro efecto, diferente a los años anteriores. Esta transición durará unos años y hay quienes ya están adelantados viviendo lo que será el futuro para muchos que aún se encuentran cerrando ciclos.

Recorrer el nuevo cuerpo de la Kundalini es maravilloso. En la medida que las primeras células se acercan con total conciencia, ella, la fuerza vital, se fortalece, ya que hay conciencias capaces de enraizar su nobleza.

Les he contado toda esta historia para que puedan dimensionar mejor por qué surge el auge de las sacerdotisas tanto en Delfos como en el antiguo Egipto, ahora comprendemos más por qué el lugar que hoy conocemos como Delfos (que significa útero) fue elegido por las diosas para despertar sus poderes. Para comprender el movimiento general de una fuerza que nos permite estar vivos en esta dimensión. Para tomar conciencia de dónde estamos y hacia dónde vamos.

Con amor,

Aripka Maia

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − tres =

Para evitar los comentarios o mensajes Spam por favor responde a la siguiente pregunta *