Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Ene 27, 2015 in Canalizaciones Kryon, Notas | 0 comments

Porque

Porque – Por María José Bayard

Nunca debes abandonar tu esencia. La vida puede golpearte, obstaculizar tu camino, con lo que piensas, es lo peor. La vida puede crearte corazas con los años… miedos… Luego de vivir una historia determinada, puedes creer que se volverá a repetir, que volverás a sufrir, que volverás a caer, que volverás a tropezar muchas veces con la misma piedra hasta que puedas descubrir el aprendizaje que las caídas tienen para brindarte.

Puedes confiar en las personas… Puedes entregarte al amor… Puedes ser consciente que lo mejor está por venir y te está esperando. Pero el momento es HOY. El momento de elegir tu vida es AHORA. No puedes esperar a que la vida ponga frente a ti lo que ella quiere sin primero BUSCAR. Porque somos CREADORES del destino. Porque la próxima etapa que experimentarás la escribes tú con tu puño y letra. Porque no hay blancos que carezcan de sentido. Porque no hay negros que no tengan una bella razón de ser y existir en tu vida. Porque a pesar de seguir reviviendo partes de la historia, tienes el don de cambiar las situaciones con total libertad.

Porque puedes revivir tus sueños añorados. Porque puedes abrir tu corazón y dejarte expresar. Porque aunque saques afuera lo mejor o lo peor de ti, de igual manera, te estarás expresando y no debes reprimir tu realidad. Debes “dejar ser” cada emoción, para ser como eres en este preciso momento, sin juzgarte. Si tú mismo no te juzgas, nadie más lo hará. Aunque alguien lo haga ésa energía no te llegará jamás, porque no puede movilizarte una opinión externa cuando tú ya has delimitado interiormente quién eres y por qué estás experimentando tu verdad.

Porque existe una esencia de bondad en cada alma. Porque nadie debería abandonar esa vibración a pesar de los años y de lo que te suceda en la vida. Porque puedes seguir con miedo y seguir coleccionando corazas de protección, pero en tus ojos sobrevivirá la pureza que te trajo. Porque debes ser luz a pesar de todo. Porque tu llama interna quiere expresarse. Porque hay motivos mundanos que no se deberían apagar jamás. Porque servir a la vida es parte de todo humano. Porque entender al prójimo es parte de un camino de maduración. Porque la sabiduría se realza cuando has atravesado las peores de las batallas internas. Porque estar preso/a de tu interior y después liberarte, es la mejor sensación de libertad. Porque no podría conocer la libertad sin antes carecer de ese exquisito sentido. Porque proclamar al cielo lo que eres y dejarlo entrar, es el tesoro ambulante de todo ser humano. Porque somos brújulas con y sin sentido. Porque a veces lo encontramos. Porque otras nos perdemos y no sabemos dónde está. Como siempre me gusta decir: “No importa cuántas veces nos perdamos. Lo importante siempre es conocer el camino de regreso a tu equilibrio personal”

Porque la vida te empujará muchas veces. Por momentos estarás bien, por otros mal. Pero no puedes quedarte anclado en el dolor, creyendo que ésa es tu única realidad. No puedes abandonarte a ti mismo en ninguno de los estadíos de la vida. Porque siempre habrá una tenue llama esperándote. Porque siempre buscará que te encuentres. Porque es muy probable que ella te esté buscando hace muchos años, solo que respeta cada proceso, cada paso, cada pisada. Debes confiar en las personas a pesar de ver que te defraudan. Son partes de ti y tú eres parte de ellos.

No puedes perder la confianza en la vida porque alguien haya cometido alguna equivocación contigo. No puedes comenzar a “sacar tu peor parte” por el simple motivo que así te protegerás. Te protegerás con la esencia que trajiste, con la luz bendita que puede eliminar cualquier equivocación humana. Porque todos podemos equivocarnos. Porque quizá hoy nos toque a nosotros y desearíamos ser perdonados. Porque mañana quizá seamos nosotros quienes debamos perdonar. Porque cada ser humano es un mundo. Porque cada quien vive según su experiencia.

Porque cada quien cuida su frágil corazón. No importa cuán dura sea la estructura que se haya formado con los años; cada persona lleva un tesoro escondido. Debes aprender a conectarte con el tesoro de las personas. No importa que ellos aún no lo hayan visto y observado. Si tienes y eres CONSCIENCIA debes mirarlo en ti y después reconocerlo en el otro. Porque el verdadero amor llega cuando has consumado la expectativa de lo que tienes para recibir y renace en ti la expectativa de los tienes para dar y te has guardado a través de los años. Porque el verdadero amor es simple y genuino. Porque no hay dos miradas iguales, pero sí hay un amor igual. Porque la forma de exprésalo puede cambiar con los años, pero la misma esencia sobrevive. Porque el amor puro solo se da cuando hemos reconocido el sentimiento de AMAR SIN MIEDOS. De ser nosotros mismos en libertad, con nuestros miedos y virtudes.

El espejo que se posa en frente nos mira y nos acepta tal cual somos, recibe nuestros defectos y los integra al corazón, filtrando la negatividad, transmutando lo malo en bueno y mostrando con amor cómo salir airoso de cada circunstancia donde hubo carencia de amor.

Porque cada vez que me siento a reflexionar sobre ciertas cosas, siempre recaigo en la misma canción: Encontrar el sentido de las cosas y, las que no las tiene y simplemente son, dejarlas fluir en libertad. Porque encontré el sentido de vivir feliz y quiero aferrarme al amor toda la vida. Porque no voy a pelear con quien se equivoca conmigo, con quien me miente o me engaña, porque no lo hace hacia mí sino hacia sí mismo. Porque hoy elijo seguir mirando la vida con los anteojos del amor, con los límites que deba poner, porque solo yo soy la/el responsable de mi vida. Porque solo yo lo soy. Siempre que quiero escribir algo hay un lápiz y un papel esperándome. No siempre se tiene la inspiración, porque vivir la vida es lo te va inspirando. Porque ya no debes tener más miedo a escribir tus páginas. Porque hay una eterna luz que te está esperando. Porque esa esencia no te defraudará jamás. Porque eres tú buscándote. Porque al final de cada crisis te encontrarás a ti mismo/a y te sorprenderás de todo lo hallado. Porque hay cosas que no podrías encontrar sin antes haber tropezado. Porque los golpes van debilitando o acrecentando el ego y ahí tú eliges cómo quieres sellar el final de cada historia. Porque hoy elijo sellar un nuevo aprendizaje: Ya no me juzgaré por lo que siento. Tampoco voy a indagar demasiado si está bien o está mal, solo voy a dejarme sentir. Lo que sea que quiera volar en este momento que lo haga, sin lastimar a nadie, sin hacer daño ni dañarme.

Porque solo así podré comenzar a ser libre y desatar los nudos que se fueron formando. Porque el único objetivo claro que veo ahora es ser cada vez más transparente. Porque solo así también podré mirarme. Porque si no me miro, nunca sabré quién soy en realidad. Porque no puedo privarme de reconocer esa esencia que me busca, que me quiere encontrar. Porque también la he buscado en sueños y no voy a parar hasta encontrarla. Porque en realidad la encontré y la olvidé mil veces. Porque siempre estuvo ahí y nunca se fue. Mi mente trazó la ilusión de la pérdida, pero la flamante llama sigue irradiando. Porque hay algo que no podrá dejar de ser: La corazonada que te devuelve al sentir de la vida. Las palabras que quieren cantar una nueva canción. Las batallas que he perdido. Las luchas internas que he ganado. Las que aún estoy por vencer, las que ya he vencido. Hoy guardo un historial de medallas. Hoy hago un inventario de aquellas que aún quiero ganar. Sé que todo lo que me proponga tendrá un sentido, una dirección que será bendecida por los astros. Porque el cielo bendice el corazón puro que está buscando. Porque no soñamos con la mente. Porque soñar es “sentir aquello que quieres”. Porque para experimentar eso solo puede ser procesado por el motor más importante, aquel que no se apaga a menos que deje de latir. Aquel que no puede enfermarse de cáncer, porque jamás podría embriagarse del desamor. Porque cuando esta triste simplemente se apaga y olvida la nostalgia.

Porque ya es de mañana y me despierta un sonido extraño en la habitación. Alguien quiere hablarme. Es esa voz que siempre está dispuesta a expresar de nuevo. Que jamás murió ni morirá. Que a veces calla en silencio hasta que encuentra el momento para despertar de nuevo. Hoy, esa voz vuelve a hablarme. Para ello me despierta exaltada. Entiendo que debo buscar ese lápiz y papel que ya están preparados y en donde ya fueron plasmadas estas palabras y solo me resta escribirlas. Estaban ahí antes que le diera forma. Vivían en energía en alguna parte del campo dimensional. Ahora les doy estructura y, cuando lo hago, siento desagotar toda el agua que necesitaba correr. Porque a pesar de sentirme desilusionada algunas veces, elijo confiar. Porque no hay otra manera. Porque ella no conoce de los miedos, más no fluirá en tu vida si no la tienes. Porque es así como elijo vivir y porque estoy agradecida por poder expresar de nuevo.

Bendita tu esencia. No la dejes morir nunca.

Con amor,

María José Bayard

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + cinco =

Para evitar los comentarios o mensajes Spam por favor responde a la siguiente pregunta *